No retiró los vehículos considerados inseguros de su plataforma y los controles de póliza de seguros de los vehículos no fueron realizados de manera adecuada, según la auditoría

Foto: noticias.yahoo.com

Documentos previamente no examinados de la auditoría del regulador del sector de los viajes compartidos en Nueva Gales del Sur y obtenidos por los periódicos The Sydney Morning Hearld (SMH), revelan que se identificaron más de 50 fallas en la empresa Uber y que muchos de los problemas estaban vinculados a los sistemas de la plataforma.


Puntos destacados:

  • La oficina del Comisionado de Transporte de Nueva Gales del Sur entregó su informe de auditoría sobre Uber en julio del año pasado, pero la auditoría aún permanece abierta mientras el regulador verifica si la compañía está cumpliendo con sus instrucciones.
  • Datos obtenidos de la auditoría que comenzó en 2021 por SMH revelan que en una muestra de 31.828 conductores, 2.189 condujeron para Uber durante al menos 30 días consecutivos, y que otros 458 condujeron 61 días consecutivos.
  • En Australia hay unos 32.000 conductores clasificados como contratistas independientes de Uber.

La oficina del Comisionado de Transporte de Nueva Gales del Sur entregó su informe de auditoría sobre Uber en julio del año pasado, pero la auditoría aún permanece abierta mientras el regulador verifica si la compañía, que figuraba con más de 32.000 conductores cuando comenzó la auditoría estatal, está cumpliendo con sus instrucciones.

De acuerdo con la auditoría, Uber no verificó si las pólizas de seguro de autos de sus conductores estaban vigentes, según SMH.

Una vez que cerremos la auditoría, emitiré una declaración destacando las acciones y mejoras que Uber debe adoptar en respuesta a las instrucciones de la misma.

Una portavoz de Uber dijo que la plataforma verifica dichas pólizas cuando los conductores se registran, y que sus viajes están cubiertos por el seguro obligatorio de lesiones a terceros de NSW y la propia póliza de seguro de Uber.

Los hallazgos de la auditoría representan otro desafío para Uber, que enfrenta la posibilidad de regulaciones adicionales en todo el mundo.

En Australia, el gigante de la llamada «economía colaborativa» está siendo presionado para introducir reformas a medida que continúan las auditorias e investigaciones y las dudas de los inversores sobre su capacidad de mantener su rentabilidad.

Uber defiende su modelo de negocio, que se niega a considerar a sus trabajadores como empleados con derecho a salario mínimo y a indemnizarlos por lesiones.

Los conductores de Uber son clasificados como contratistas independientes y eligen los vehículos que conducen, que pueden ser suyos, prestados o alquilados.

Aunque no tienen derecho a un salario mínimo la modalidad de Uber les permite tener control sobre sus horarios de trabajo, pero la supervisión de los autos y conductores es más difícil.

Ride sharing

Moment RF

El periódico SMH informó que los documentos de la auditoría muestran que algunos conductores de Uber están trabajando demasiadas horas y que un pequeño porcentaje está conduciendo durante 17 horas seguidas.

Agrega que un 26 por ciento de una muestra de más de 11.000 turnos de trabajo, reflejan jornadas laborales de entre 12 a 13 horas, mientras que otra muestra separada de los datos de 31.828 conductores revela que 2.189 condujeron para Uber durante al menos 30 días consecutivos, y que otros 458 condujeron 61 días sin descanso.

El diario SMH indicó que la portavoz de Uber defendió las prácticas que implementa la plataforma para lidiar con la fatiga diciendo que Uber era el único operador en la industria que tiene una función que desconecta a los conductores durante ocho horas después de haber estado en línea durante 12 horas consecutivas sin un descanso de al menos ocho horas.

«Estamos trabajando con algunos de los mejores expertos australianos para resolver y desarrollar aún más nuestras políticas de gestión con respecto a los riesgos por fatiga, para que los conductores puedan adaptar el trabajo a sus estilos de vida», señaló la portavoz al periódico SMH.

Varios de los temas identificados en el informe de auditoría están vinculados con el mantenimiento de los vehículos. Los auditores describieron la política de Uber sobre el mantenimiento de los vehículos como «reactiva», ya que la compañía se basa en los informes de incidentes de los pasajeros para verificar si el mantenimiento de un vehículo está en regla.

Estamos trabajando con algunos de los mejores expertos australianos para resolver y desarrollar aún más nuestras políticas de gestión con respecto a los riesgos por fatiga.

La auditoría también inspeccionó s 16 vehículos entre los cuales encontró que cinco realizaron un mantenimiento de acuerdo con los estándares del fabricante, siete realizaron niveles más bajos de mantenimiento y cinco no tenían ningún registro de mantenimiento.

En Nueva Gales del Sur, todos los vehículos tienen que pasar por una inspección anual, pero según los datos de la auditoría analizados por SMH, Uber quitó los vehículos que no pasaron las pruebas de seguridad de los conductores sin removerlos de la plataforma, con lo cual otros conductores podían seguir usando los vehículos para ofrecer viajes.

El portavoz laborista de NSW para el sector de la economía compartida, Daniel Mookhey, dijo que el gobierno estatal no puede dejar que la industria formule sus propias reglas.

El comisionado de Transporte de Nueva Gales del Sur NSW, Anthony Wing, confirmó en un comunicado a SMH que Uber recibió instrucciones para realizar mejoras en sus sistemas y que su equipo ha “estado trabajando estrechamente con ellos para garantizar que se realicen esas mejoras”.

“Una vez que cerremos la auditoría, emitiré una declaración destacando las acciones y mejoras que Uber debe adoptar en respuesta a las instrucciones de la misma”, señaló Wing.

Fuente: SMH, The Age



Source link