Una persona pide un taxi levantado el brazo, una costumbre que la administración quiere reducir
 Llibert Teixidó

Una red de microparadas también mejorará la disponibilidad del servicio

Una app reducirá los viajes de los taxis a la búsqueda de clientes por las calles de Barcelona

LUIS BENVENUTY

Barcelona pondrá en marcha muy pronto una aplicación y una red de microparadas destinadas a reducir los trayectos que los taxistas realizan por toda el área metropolitana a la búsqueda de clientes. Son unas viejas reivindicaciones de la profesión que llegan con muchos años de retraso, y también con un montón de peros y de flecos aún por afinar, pero tan esperadas y necesarias que las principales asociaciones del sector las celebran como pasos fundamentales para mejorar su competitividad y sostenibilidad, para garantizar su futuro.

Picmic Taxi entrará en funcionamiento este otoño. Entonces todos los taxistas del área metropolitana de Barcelona dispondrán de esta aplicación pública. De este modo cualquier ciudadano podrá solicitar un servicio esté donde esté. Lamentablemente unos cuantos problemas de carácter legal no le permitirán abonar la carrera a través de la aplicación en cuestión y tampoco realizar reservas. Pero mediante esta nueva prestación los taxistas barceloneses podrán mejorar su competitividad sin pagar comisiones a otros intermediadores, como Uber o Free Now. Sí, su nombre responde a un ingenioso juego de palabras. Pick me , en inglés, significa recógeme.

Picmic Taxi es la primera aplicación pública del mundo del taxi en toda España.

Los nuevos estacionamientos serán más o menos del tamaño de un chaflán del Eixample

Porque el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) y el Institut Metropolità del taxi (Imet) también están resueltos a desterrar lo antes posible la vieja costumbre de solicitar un taxi levantando el brazo en cualquier cruce de la ciudad. Hablamos de una costumbre que en verdad refleja un modo de trabajar propio de otros tiempos. Los taxistas barceloneses recorren cada año por estas latitudes unos 300 millones de kilómetros sin ningún pasajero en el asiento de atrás, a la búsqueda de clientes. Se trata del 48% del tiempo que los taxistas están al volante. Y más o menos la mitad de los taxistas barceloneses trabajan sin aplicaciones. La nueva prestación estará integrada en la app metropolitana AMB Mobilitat, que ya suma unos 175.000 usuarios. Quien la use también podrá saber cuánto tiempo tardarán en recogerle.

La puesta en marcha de este aplicación también tendrá otras ventajas. Por ejemplo, con ella será mucho más sencillo localizar al taxista que te acaba de llevar y recuperar algún objeto olvidado. La aplicación también te informará de manera previa del montante que supondrá la carrera. Además, y desde un punto de vista organizativo , Picmic Taxi y su geolocalizador también permitirá disponer de una perspectiva mucho más nítida de la flota, saber cómo se distribuyen por la ciudad. La medida tiene un presupuesto de 300.000 euros, el 80% de ellos se financiarán con fondos europeos Next Generation.

Los taxistas recorren cada año más de 300 millones de kilómetros sin pasajeros en el asiento de atrás

La segunda parte de este plan de modernización también destinado a reducir humos y ruidos consiste en dotar a la ciudad de una red de microparadas, más o menos del tamaño de un chaflán del Eixample, a fin de que la gente también pueda hacerse una idea de dónde está el taxi más cercano, de cogerlo en unos pocos pasos. Esta red aún está en estudio. De hecho hace años que lo está, en estudio. Pero todo apunta a que las primeras de estas microparadas entrarán por fin en funcionamiento poco antes de que arranque el verano. En estos momentos la ciudad dispone de 275 paradas de taxis, y toda el área metropolitana de 376.

“Es un salto cualitativo muy importante para el sector del taxi, porque el 100% de los vehículos dispondrán de esta funcionalidad y será mucho más fácil encontrar uno de forma rápida –dijo la concejal de Movilidad, la socialista Laia Bonet–. Será una herramienta clave en el reto de la digitalización del transporte”. Bonet, quien asumió su cargo el verano pasado, remata de este modo el trabajo impulsado por su antecesora, la también concejal socialista Rosa Alarcón. En esta presentación la concejal de Movilidad estuvo arropada por representantes de las principales asociaciones de taxistas del área metropolitana. Los profesionales prefirieron olvidar los retrasos y las demoras y aplaudir la llegada de unas iniciativas tanto tiempo esperadas./La Vanguardia

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link