El trabajador se encuentra ingresado en el hospital a la espera de ser intervenido quirúrgicamente de las heridas que presenta en la cara después de que el pasado 25 se febrero recibiera una brutal paliza en la barriada malagueña de Los Asperones para robarle la recaudación de la noche

Tiene «miedo» de que puedan matarle. Por eso, este taxista prefiere mantenerse en el anonimato después de que el pasado viernes 25 se febrero recibiera una brutal paliza en la barriada malagueña de Los Asperones para robarle la recaudación de la noche. Está ingresado en el hospital a la espera de ser intervenido quirúrgicamente de las lesiones que presenta en la cara.

Los hechos tuvieron lugar sobre las seis de la mañana, después de que la víctima recogiera en un club nocturno a tres jóvenes. Dos se sentaron detrás, mientras que el tercero se situó en el asiento del copiloto. Pidieron que los llevara a Los Asperones 1 fase.

El hombre recuerda que el servicio transcurrió con normalidad, «dentro de la intranquilidad propia que estos destinos y servicios causan». Fue al entrar en la citada barriada cuando el chico que iba a su lado le agredió. «Actuó »como un animal salvaje«, apunta.

Al parecer, uno de los jóvenes que se encontraba en la parte trasera estaba pagando el servicio, momento en el que el copiloto intentó sacar la llave del contacto. El taxista recuerda que puso todo su empeño para que no lo lograra, sujetando con fuerza el llavero, y entonces insiste en que fue cuando le asestó el primer golpe.

El agresor le lanzó el puño «con toda la fuerza y maldad que fue capaz de tener», impactándole directamente en el ojo a la víctima. Siempre según el relato del taxista, que asegura que aquel chico «pegaba a matar», le golpeó hasta tres veces más.

«No sabía ni tenía claro lo que podía pasar. Mi mundo se redujo a escuchar: ‘dame el dinero, dame más que te mato’». Cada frase iba acompañada por un nuevo golpe, insiste este trabajador, que precisa que el joven que iba en el asiento del copiloto fue el único que le agredió.

El miedo

«De verdad que dan miedo y no solo porque puedan matarte, sino por la bajeza humana a la que se puede llegar», afirma el taxista desde el hospital. Cuenta que en centro sanitario están realizándole el preoperatorio porque tienen que intervenirle quirúrgicamente de los daños sufridos en la cara.

Mientras recuerda que el chico le quitó todo el dinero de la recaudación y el cambio que suele llevar de casa para cuando haga falta, la víctima precisa que tiene el pómulo roto. Además, tiene daños en los incisivos y en la nariz.

«Se pasa miedo sí, de ver que por poco más del salario de un día hay quien pone en verdadero peligro tu vida. Miedo como se puede pasar cuando te cruzas con una fiera irracional y salvaje, que sabes que no tiene humanidad pero sí fuerza suficiente para matarte», apunta el taxista.

Mientras se recupera de las lesiones y espera poder superar «psicológicamente esta pesadilla», este hombre ha querido dar las gracias a todos sus compañeros por las muestras de interés y el apoyo que le han transmitido. «Viva siempre el taxi, legal, honrado y servicial», concluye este hombre.

Sus compañeros se han volcado desde todos los colectivos para transmitirle su apoyo. Desde Taxi-Unión, asociación a la que pertenece la víctima, también lo han hecho y han asegurado que trabajarán con las demás organizaciones para pedir mayores medidas de seguridad para el taxi.

Diario SUR



Source link