Un grupo de taxistas viajará desde Marbella a Polonia para traer a refugiados ucranianos



Pedro González Pedraza, de 53 años, taxista cordobés, formará parte de una expedición de más de 20 vehículos desde Marbella que ha organizado la Asociación Aguja Solidaria

A Pedro González Pedraza, de 53 años, taxista cordobés desde hace la friolera de 32 años, le «quemaba el alma» ver lo que estaba pasando en Ucrania con la impotencia de no poder hacer nada desde la distancia, y no se lo ha pensado dos veces. Tras una primera expedición exitosa de taxistas madrileños a Polonia para traer a España a refugiados ucranianos, este cordobés se ha apuntado a la siguiente, que saldrá de Marbella el próximo día 31 cargados de ilusión, ropa y muchas ganas de alejar de aquel infierno al mayor número posible de personas para que reinicien una nueva vida en España.

«Ya tengo el coche lleno de material», sobre todo ropa y medicamentos de los que están solicitando en Ucrania, en su eurotaxi de nueve plazas. Hasta allí le acompañará su sobrino, Álvaro González Navarro, que ha tenido un papel importante a la hora de conseguir el material que van a transportar «moviéndose entre sus conocidos», al igual que la parroquia del barrio de El Naranjo, que ha puesto su grano de arena, y «mi madre, que ha estado por todo El Barrio recabando ropa», ha señalado.

Se enteró de la expedición marbellí hace un par de semanas gracias a taxistas madrileños con los que contactó para ver si podía formar parte del nuevo convoy que ya están organizando. Habló con la organización de Marbella, la Asociación Aguja Solidaria, «que es la que ha hablado con las embajadas necesarias (la de Ucrania en Madrid) para conseguir permisos, pasaportes y demás papeleo», y le han recibido con los brazos abiertos.

Serán, en total 20 coches más algunas furgonetas, cuya misión es puramente humanitaria. Una iniciativa solidaria con destino a Polonia para llevar víveres y materiales y regresar cargados de personas. «No me da miedo en absoluto; al revés», señala González. Y cuando habla de miedo no es sólo a la violencia, sino a la responsabilidad de traer consigo a refugiados, que, según ha avanzado, serán en su mayoría menores sin padres, algunos acompañados de tutores y algunas madres. «Espero que en mi coche vengan entre seis y siete personas».



Source link