La Policía Nacional detiene al agresor mientras daba puñetazos al conductor

Los 7,65 euros más caros de su vida. Es el precio que un taxista de Zaragoza iba a cobrar a un cliente que acabó rompiéndole la nariz a puñetazos. El autor, identificado como V. R. P. B, de 19 años y de origen colombiano, fue detenido en el lugar del hecho.

La agresión se produjo, tal y como relata la víctima, en la calle Felisa Galé, en el zaragozano barrio de La Jota. Pasaban las 2.00 horas de ayer. El conductor, con más de 20 años de experiencia recogió a su agresor y a una joven, de madrugada, en el camino de La Torres. Inicialmente todo iba bien. Primero trasladó a la mujer a su vivienda en la calle Silvestre Pérez y luego terminó la carrera en la vía en la que fue agredido. «En el camino se quedó dormido y cuando llegamos al portal que me indicó ya me espetó un ‘hijo de puta’, pero pasé de él», señala el taxista, quien apunta que trató de tranquilizarle a la vez que le pidió cobrar los 7,65 euros que costaba la carrera.

Solicitud que no le sentó bien a V. R. P. B., que le dijo que no quería abonar esa cantidad y que «debía haberla pagado su amiga», mientras intentó salir del vehículo. En paralelo, el conductor dio aviso a la central del gremio para que enviaran a la Policía, mientras le agarró de una de las mangas de su cazadora para retenerlo, exigiéndole que abonara la cantidad en cuestión.

A regañadientes acercó su tarjeta de crédito al datáfono y le abonó el dinero. «De regalo me dio un puñetazo en toda la sien que me dejó muy sorprendido, a la vez que salía corriendo del coche», recuerda el taxista. Este zaragozano de 43 años fue detrás de V. R. P. B., de forma instintiva, alcanzándole. Todo ello para intentar que no se escapara y conseguir que la Policía llegara. Lo logró, aunque al primer puñetazo se unieron muchos más. De hecho, presenta varios traumatismos en la cabeza y la rotura de la nariz con desviación de la punta de la nariz.

Fueron pocos minutos, aunque suficientes para que, como mínimo, este autónomo esté ocho días de baja laboral. Rápidamente llegó una patrulla de la Policía Local y luego otra de la Nacional que separaron a ambos hombres y procedieron a la detención de V. R. P. B. como supuesto autor de un delito de lesiones que implican deformidad, lo que tiene un castigo penal máximo de seis años de cárcel y mínimo de tres.

«Siempre ha habido atracos y agresiones, pero es preocupante lo que se ve últimamente en la calle»

El joven fue rápidamente conducido a la comisaría Actur del Cuerpo Nacional de Policía donde está a la espera de pasar a disposición judicial, mientras la víctima fue trasladada al hospital universitario Miguel Servet. Hoy pasará al juzgado de guardia, donde le abogado Marco Antonio Navarro pedirá prisión.

El taxista agredido lleva tan solo seis años haciendo la noche de sus más de 20 años al volante y reconoce que «en los últimos meses la agresividad que se ve es increíble». «Siempre ha habido atracos y agresiones, pero es preocupante lo que se ve últimamente en la calle y lo que intentamos que no entre en el taxi», señala.

Destaca que una práctica que se está generalizando entre los compañeros es bajar la bandera a su paso por la discoteca Garden, en la avenida San Juan Bosco, en cuyas puertas se están registrando reyertas. La última el pasado sábado, el Día de San Valero, cuando fueron arrestados seis jóvenes, dos de ellos menores, después de protagonizar una pelea multitudinaria. Se les encontró un machete de 44 centímetros de hoja y un cuchillo de 20 centímetros, además de un destornillador de 11. Quedaron en libertad por decisión judicial.

El Periódico de Aragón



Source link