Cientos de taxis protestando en Madrid en 2020. (EFE/Zipi)

El sector se lo dice a todo el que quiere escucharle: cuesta mucho incorporar taxistas en la capital

Por José Ignacio Wert

Madrid no encuentra taxistas. La queja se escucha de boca de los propios conductores durante los viajes. Y se repite conforme se va preguntando entre otros profesionales y los representantes de las distintas asociaciones. Cifran en alrededor de 2.000 los propietarios que están ahora mismo buscando contratar a alguien con el que tener sus vehículos más horas circulando. Da igual, nos dicen, los anuncios que se pongan. Los candidatos no aparecen.

La gremial tenía en su punto de mira el examen que realiza el Ayuntamiento para conceder el permiso municipal que permite conducir un taxi. 63 preguntas tipo test a responder en una hora: 25 sobre Lengua Castellana, 3 sobre planos, 6 sobre itinerarios, 6 sobre centros de interés –de grandes recintos deportivos a ministerios, los profesionales apuntan a que un buen taxista en Madrid debe saber también cuáles son los restaurantes y discotecas de moda-, 8 sobre marco jurídico y 15 sobre aspectos tarifarios. Para aprobarlo en su conjunto se debe aprobar por separado cada uno de los módulos.

El Ayuntamiento ha tenido en cuenta algunas de las quejas del sector, fundamentadas precisamente en esa falta de conductores. De este modo, los errores han dejado de penalizar con la resta de un acierto. En el área de Medio Ambiente y Movilidad del consistorio creen que la penalización tiene sentido cuando hay muchos más aspirantes que plazas ofertadas. Si en algún momento se viviera esa situación, no descartan volver a ese sistema.

La exigencia con los itinerarios es otra queja. Se usaba el sistema de planos ciegos, similar a los mapas mudos de los exámenes de Geografía en los colegios. Las asociaciones lo consideraban obsoleto, y lucharon porque esta parte pesara menos. Piensan que en tiempos del GPS ha dejado de ser un conocimiento tan útil como en los taxis de hace 35 o 40 años. El consistorio ha transigido con que ese módulo se pueda aprobar con dos aciertos sobre seis en vez de con tres.

 (REUTERS/Sergio Pérez)
(REUTERS/Sergio Pérez)

En Movilidad y Medio Ambiente sostienen que hay que “mantener un nivel mínimo de conocimiento de la ciudad y de los itinerarios para llegar a determinados puntos” pero conceden esa adaptación a los tiempos del navegador buscando “equilibrar el conocimiento de la ciudad y las posibilidades actuales de utilización de medios tecnológicos”. Según los datos que maneja la gremial madrileña, estos cambios han elevado exponencialmente el porcentaje de aprobados a la primera del 15 al 50%.

¿Por qué no hay conductores?

Exámenes al margen, resulta extraño, visto desde fuera, que la profesión no resulte atractiva a los que buscan incorporarse al mercado de trabajo habida cuenta de las elevadas cifras del paro juvenil. A Alberto Andrés de la Fuente, presidente de la Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid, le parece “escandaloso”. Él empezó en la profesión con 24 años. De modo que ya lleva 30 años ejerciéndola. “Parece poco atractiva, pero quien accede a ella se queda”. Hoy día, el salario mensual más pequeño que puede percibir un conductor que trabaje por cuenta ajena es de 1.200 euros. Puede verse incrementado entre un 50 y un 60% en función de factores como las nocturnidades o los festivos trabajados. De la Fuente admite que es un oficio duro, que implica trabajar un 25 de diciembre, entre otros días rojos del calendario./El Confidencial

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link