Se reduce el número de licencias de taxi y de autorizaciones de VTC en Sevilla



La provincia contabilizaba 2.280 licencias de taxi y 430 autorizaciones para VTC en marzo de este año, cuando había 2.347 taxis y 455 VTC en diciembre del año pasado

Menos taxis en Sevilla, pero también menos VTC. La última estadística estatal sobre el transporte de viajeros en turismos refleja que en marzo, la provincia contabilizaba 2.280 licencias de taxi y 430 autorizaciones para vehículos de transporte concertado (VTC), toda vez que la provincia cerró el año 2021 con 2.347 taxis y 455 VTC, según los datos de diciembre del año pasado.

Así figura en el último recuento del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) sobre autorizaciones para el transporte de viajeros en turismos, fechada el pasado 1 de marzo y recogido por Europa Press, toda vez que tiempo atrás, la Junta de Andalucía aprobaba un decreto de modificación del Reglamento de los Servicios de Transporte Público de Viajeros en Automóviles de Turismo, para introducir medidas de modernización en el sector andaluz del taxi.

Principalmente, el decreto incorpora la posibilidad de ofrecer un precio cerrado para los servicios previamente contratados a través de una aplicación de telefonía móvil y la contratación del servicio por plaza (taxi compartido) en supuestos de gran demanda, para así abaratar el coste de los trayectos.

En paralelo, la Junta de Andalucía está en conversaciones con los representantes del sector de las compañías de vehículos de transporte concertado, muchas de las cuales operan para empresas de alquiler de coches con chófer como Uber y Cabify, al objeto de crear una regulación específica de dicho sector en Andalucía.

En este aspecto, el gremio de taxistas de Sevilla viene reclamando que dicha regulación autonómica de los VTC incluya un tiempo mínimo de precontratación de al menos media hora entre la petición del servicio y el porte en sí, entre otras medidas. Y es que el sector local del taxi acusa a los conductores de VTC de invadir su ámbito de actuación e incurrir en situaciones de «intrusismo», pues la regulación estatal de los vehículos de transporte concertado prohíbe por ejemplo que sus conductores circulen a la búsqueda aleatoria de clientes o capten viajeros de manera espontánea.

En paralelo, los taxistas de Sevilla capital están reclamando la continuidad de la política de rescate de licencias acordada en 2016 entre el Ayuntamiento y las principales asociaciones del sector.

Diario de Sevilla



Source link