Manuel y Jesús en la parada de taxis de Aluche.

El Ayuntamiento ha elevado a la Comisión de Precios la propuesta de subir cinco céntimos el kilómetro y crear la tarifa 8

Por Andrea Farnós

El intercambiador de Aluche es una zona conocida por conectar los barrios y municipios de Madrid Sur con diferentes medios de transporte. Metro, Renfe y buses verdes interurbanos. A escasos 30 metros, hay una parada de taxis. Manuel y Jesús, compañeros del gremio pesero, esperan frente a sus vehículos a recoger algún cliente mientras discuten entre ellos sobre las últimas propuestas del Ayuntamiento para el sector en 2022. No porque no estén de acuerdo, sino porque no se han enterado bien. “Que no, que lo de la tarifa 8 nueva se va a cambiar automáticamente en el taxímetro”, explica Jesús. Manuel insiste, “pues yo eso no lo he visto en ningún lado, cuando me llegue un comunicado oficial me lo creeré”. Jesús se enfada; “Si estuvieras en una asociación, como yo, estarías enterado”. Manuel insiste en por qué debe pagar la afiliación a una asociación para estar al tanto de las modificaciones de su sector. Jesús le mira y apunta: “Porque aunque debería hacerlo el Ayuntamiento, no te van a llamar a ti para contártelo”.

Manuel se aleja a fumarse un cigarro asumiendo que su compañero quizá tenga razón y debiera empezar a pagar una cuota en una asociación para estar al tanto de las novedades que afectarán a su bolsillo. “Otro gasto más”, dice expulsando el humo del tabaco. Manuel empezó a trabajar el 13 de enero de 2020 en el sector del taxi. El 14 del mismo mes se decretó el confinamiento nacional y, a pesar de la posibilidad del sector de trabajar, los primeros meses fueron duros. Jesús, “para reivindicar sus derechos”, pertenece a la asociación representativa Élite, que junto a Gremial, la Asociación Madrileña del Taxi (AMT) y la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM), participan de forma activa en las reuniones con el Ayuntamiento y la Comisión de Precios para explicar sus propuestas y explicación anualmente.

Parada de taxis de Aluche.
Parada de taxis de Aluche.

Habrá que salir de dudas. “La tarifa 8 consiste en que a partir de los 15 kilómetros de trayecto, se descontarán cinco céntimos del precio”, explica a El Confidencial el presidente de la asociación Élite, a la que pertenece Jesús. Desde Gremial defienden que es un modo de asegurar la fidelidad del cliente en los viajes largos. Esta propuesta forma parte de las modificaciones que el Ayuntamiento ha presentado a la comisión de precios de la Comunidad de Madrid, al igual que la subida de cinco céntimos del precio del kilometraje en las tarifas 1,2,3 y 7.

¿Cuánto me va a costar?

Ponemos ahora en valor el impacto del aumento de tarifas en el consumidor partiendo de la siguiente situación ficticia. Jueves a las 6 de la tarde en Madrid; la tarifa a aplicar sería la 1. Esta se aplica los días laborables de lunes a viernes, entre las 7 y las 21 horas. El precio del kilómetro de la misma es de 1,10 euros y la bajada de bandera son 2,5€. Añadiendo los cinco céntimos del próximo año, sumaría 1,15 euros.

Si quiere viajar de Atocha a Chamartín, lo que ahora le cuesta 14,82€, a partir del próximo mes de enero sumará 15,38€. Si su trayecto es más largo, por ejemplo, desde el Intercambiador de Aluche al Centro Histórico de Vicálvaro, el coste variará de 26,7€ a 28,8€.

El trayecto de Aluche a Vicálvaro costará 28,8 euros

La asociación Gremial, por su parte, agradece la subida por pequeña que sea y entiende la complejidad de cumplir con las expectativas de todos los taxistas. “Hacemos un gran esfuerzo por comprender la situación tan delicada en la que se encuentra la ciudad de Madrid tras la pandemia a pesar de que el diésel ha subido un 27% que pagamos de nuestros bolsillos”, indica a este medio el presidente de Gremial.

Pero, como apunta David, “si el consumidor ve que en una panadería le venden la barra a 50 céntimos y en otra a 60, pues se irá a la primera”. Lo mismo ocurre con los VTC. Probemos ahora a hacer uno de los recorridos recurriendo a la aplicación de Uber, el coste del trayecto Aluche a Vicálvaro es de 13,50€. La diferencia es significativa y el formato de precio cerrado acompaña, a pesar del juego de estas empresas de elevar los precios en función de la demanda.

“Nadie nos avisó”

El proceso para llevar a cabo tales modificaciones este año ha sido diferente. En términos generales, el Ayuntamiento convoca a las asociaciones representativas en una primera reunión para que defiendan sus propuestas y alternativas. Se escuchan unas a otras y, meses después, se convoca un segundo encuentro para valorar entre ellas si tienen, o no, propuestas comunes. “A lo mejor en la primera reunión escuchas lo que dice otra asociación y te cuadra, entonces en la segunda puedes sumarte al carro y tener más representatividad”. Más adelante, se reúne al Ayuntamiento, asociaciones y sindicatos con la Comisión de Precios. No con un carácter determinante pero sí valorativo. “En ese encuentro dialogas con la Comisión. A lo mejor te preguntan, “oye, ¿por qué quieres subir la bajada de bandera 10 céntimos?”, y explicas que ha subido el gasoil, el IPC de transporte, el IPC general…”. Esa última reunión este año no se ha producido.

El Presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM), Julio Sanz, sentencia a este medio: “La mañana del jueves nos enteramos, por los medios de comunicación, de que el Ayuntamiento ha elevado su propuesta de tarifas a la Comisión de Precios dependiente del Consejo de Consumo de la Comunidad de Madrid. Es un trámite que pone en evidencia como es este Ayuntamiento; tiene una falta de transparencia total. Todos los años las asociaciones participábamos en esa comisión de precios para plantear ese ajuste de tarifas. Servía para hablar con todos los participantes y tener voz, que no voto».

Lo que ha molestado es no haber contado con las asociaciones en el proceso final de la valoración

«De buenas a primeras nos hemos despertado con esta decisión del ayuntamiento de no convocar a las asociaciones de taxistas y privarles de la posibilidad, cuanto menos, de participar y estar informados.” La comisión valora y evalúa las propuestas del Ayuntamiento y da el visto bueno. Si bien esta última fase todavía no se ha llevado a cabo, lo que ha molestado al sector no es tanto la propuesta en sí, sino el no haber contado con las asociaciones en el proceso final de la valoración.

A David, otro taxista del Aluche, tampoco termina de convencerle esta situación. Esta vez respecto al aumento de tarifas. “A veces las subidas de precio incluso nos perjudican”, pero, ¿cómo es posible? «Los clientes se detractan a subirse al taxi cuando saben que ha subido el precio». Desde la Federación defienden que es contraproducente. No quieren subir las tarifas “de forma desproporcionada” pero sí “que asuma los costes de explotación”. De nuevo, habla Jesús: “Con lo que me cuesta echar gasolina y cambiar el taxímetro, me sale más rentable que no me suban nada las tarifas”. Una vez al año, el gremio debe acudir a que acondicionen el mítico contador rojo acorde a los festivos y subidas de tarifas para el nuevo año. Protestan por el coste del proceso porque “han liberalizado las ITV pero aun así, no puedo ir a la que me dé la gana”.

Otras tarifas

La subida de precio supone un aumento del 1’4% del actual y la creación de la tarifa 8 pretende impulsar los viajes de largo recorrido. Esta última funcionará entre las 7 y las 21 de lunes a viernes. La tarifa 2 ampliaría el coste del kilómetro a 1,40€ y se aplicará los días laborables de las 21 a las 7 horas, los sábados y los festivos. Las tarifas 3 y 7 aumentarían a 1,15€ el kilómetro: la primera abarca los trayectos del aeropuerto a los destinos fuera de la M30; la segunda, los trayectos con origen en estaciones como Atocha o Chamartín con una bajada de bandera de 7,5€. Por último, la 4 se aplica a los viajes desde el aeropuerto al interior de la almendra madrileña, costando un precio cerrado de 30 euros./El Confidencial

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link