Los taxistas hicieron el lunes una marcha lenta hasta La Bordeta.

En los próximos días se hará un rezo en Lleida para despedir a Mohamed Ezzeraiga|| Cada vez tiene menos fuerza la hipótesis del robo para aclarar el crimen

La comunidad musulmana de Lleida repatriará en los próximos días a Marruecos el cadáver de Mohamed Ezzeraiga, el taxista de 43 años que fue asesinado a navajazos la madrugada del domingo a La Bordeta. También tienen previsto llevar a cabo un rezo en Lleida para despedirle, según afirmaron ayer a este periódico fuentes cercanas a la familia. Ezzeraiga, que llevaba más de 20 años viviendo en Lleida, estaba casado y tenía dos niños, uno de unos cinco años y un bebé de meses.

La comunidad musulmana y los taxistas de la capital del Segrià seguían ayer conmocionados y esperan que las investigaciones policiales den sus frutos cuanto antes para identificar y detener al autor. Por su parte, los Mossos d’Esquadra siguen recabando datos en una compleja investigación en la que cada vez tiene menos fuerza la hipótesis del atraco como móvil del crimen. El ensañamiento con la víctima -recibió más de veinte puñaladas- y el hallazgo de dinero en el taxi hacen que se contemplen otras vías como un tema personal.

De esta forma, siguen buscando imágenes en cámaras de seguridad para comprobar qué trayecto hizo el taxi desde que salió de la parada de Blondel hasta que apareció en marcha en la calle Sifó, e intentar reconocer al asesino. Hay muchas incógnitas por resolver como saber si allí era el destino que pidió el último cliente que se subió al taxi o, por el contrario, la víctima hacía otra ruta. También intentan averiguar si la víctima tenía amistades en la zona donde se produjo el crimen.

Habría denunciado hace unos meses a una persona por amenazas. El asesino le asestó más de veinte puñaladas de frente, por la espalda y en diferentes partes del cuerpo, lo que acredita que actuó con un gran ensañamiento. La policía científica se ha centrado en la búsqueda de huellas e indicios tanto en el taxi, donde empezó el ataque; como en el cuchillo, que fue hallado en una calle cercana, algo que también sorprende a los investigadores.

ANALIZAN EL MÓVIL Y LOS ÚLTIMOS MOVIMIENTOS QUE HIZO LA VÍCTIMA

Los Mossos también están analizando el móvil de la víctima, así como los últimos movimientos que hizo, en busca de pistas para reforzar o descartar las diferentes líneas de investigación abiertas. En este sentido, han interrogado a sus allegados para saber si estaba enemistado con alguna persona o si habían detectado alguna conducta diferente. Cabe recordar que la última vez que fue visto antes de ser atacado fue en la parada de taxis de Blondel alrededor de las dos de la madrugada del domingo. Un ciudadano alertó a las 2.30 horas de que había hallado a un hombre inconsciente y malherido entre dos coches estacionados en la calle Sifó. A escasos metros había un taxi con la puerta del conductor abierto, con el motor en marcha, el taxímetro puesto y dinero en efectivo./SEGRE

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link