El sector niega que exista un acuerdo para desistir en la instalación de estos dispositivos

La inseguridad es el principal problema de los barceloneses. Así se desprendió de la última Encuesta de Servicios Municipales, en la que un 14,5% de los ciudadanos situó esta cuestión como su principal preocupación tal y como ya pasó en cuestionarios anteriores.

Esta problemática se ha afianzado en toda la ciudad y afecta a residentes y comerciantes. Los taxistas tampoco son una excepción. Durante los últimos meses, los delincuentes han marcado a los chóferes como uno de sus objetivos, por lo que han sido víctimas de diversos asaltos.

Para combatir esta situación los taxistas pidieron, el pasado mes de octubre, que se les ofreciera la opción de instalar cámaras de seguridad en el interior de sus vehículos. Pese a que en ese momento la propuesta no prosperó, los conductores insisten en esta posibilidad, lo que choca con las palabras de Ada Colau durante el último pleno municipal.

COLAU DESCARTA LAS CÁMARAS

La propuesta llegó a la sesión plenaria de la mano del grupo municipal de Junts. El concejal Jordi Martí reclamó la búsqueda de fórmulas para que los taxistas tuvieran la posibilidad de instalar cámaras respetando la legislación de protección de datos, a lo que Colau dio una respuesta tajante.

«Existe la Comisión Técnica del Taxi, en la que todos los que estaban reunidos el 29 de octubre acordaron que era mejor no poner cámaras», ha afirmado la alcaldesa ante la sorpresa de Martí.

El edil de Junts insistió en que no era cierto que «todo el sector del taxi diga que no se pueda» tomar esta medida y haya desistido de ella, y el sector le da la razón.

Taxis en Barcelona / EFE
PETICIÓN REITERADA

Jaime Sau, Secretario de la Unión de Barcelona del STAC, asegura que el colectivo ha pedido «en reiteradas ocasiones» que se permita la colocación de «cámaras para los taxistas que así lo quieran«.

El portavoz recuerda que en Barcelona «ha habido una serie de actos violentos» que han comprometido la seguridad de los conductores, y que en la pasada reunión de la Comisión de Seguridad del Taxi de Cataluña los conductores no descartaron la idea de instalar los dispositivos ni tampoco hubo «ningún acuerdo» en esa línea tal y como indicó la alcaldesa el pasado viernes.

Por ello, insiste en la necesidad de permitir la implementación de cámaras cumpliendo los «requisitos de protección de datos»: «Pedimos a la administración que, quien quiera, pueda tener una cámara dentro por seguridad del taxista y del cliente. Muchas veces ocurren situaciones que se podrían aclarar con una grabación«.

SIN PACTO


Tito Álvarez
, portavoz de Élite Taxi, asegura que en la Comisión de Seguridad a la que hizo referencia Colau «no se cerró ninguna posibilidad«, y se muestra sorprendido porque «ninguna asociación dijo que no quisieran cámaras» durante el encuentro.

El coordinador del colectivo apunta que sí se acordó la realización de una futura «comisión técnica» para tratar la «mejora del sistema 112«, un encuentro al que los conductores aún no han sido emplazados.

Por ello, Élite defiende que «cualquier taxista pueda incorporar los sistemas de seguridad que quiera dentro de la legalidad», y su portavoz concreta que existen unos protocolos legales para garantizar que el uso las imágenes sea el correcto si se ofrece la posibilidad de instalar cámaras en los vehículos./METROPOLI

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link