El ministro de Transporte de Francia aseguró el pasado miércoles que no había ningún indicio probado de que un accidente con víctimas mortales en París, y que involucraba a un taxi de la compañía Tesla (TSLA Modelo 3) fuera causado por un fallo técnico.

La compañía de taxis líder de París, la empresa G7, suspendió el uso de los 37 coches Model 3 de su flota después de un accidente a principios del pasado mes de enero, y en el que una persona murió y otras 20 resultaron heridas. Tres personas se encuentran aún en estado grave, según los portavoces policiales que llevan a cabo la investigación. «No hay elementos que puedan llevar a creer que el siniestro  está relacionado con un problema técnico«, dijo el ministro de Transporte, Jean-Baptiste Djebbari, a la radio francesa RMC.

No es la primera vez que ocurre

El ministro también aseguró que había hablado con el director ejecutivo de Tesla Europa, y que le dijo que no había habido alertas de seguridad sobre el Model 3. Por su parte, Tesla todavía no ha hecho declaraciones al respecto. El famoso fabricante de coches eléctricos recopila todos los datos detallados de los sensores y cámaras que están incorporados en sus vehículos y en otras ocasiones ha utilizado dichos datos para cuestionar las afirmaciones que apuntan a que los accidentes de tráficos protagonizados por coches de la marca fueron causados ​​por un mal funcionamiento de la tecnología.

Fuentes policiales aseguran que el automóvil, que se había detenido en un semáforo en rojo, aceleró repentinamente, golpeando y arrastrando a un ciclista que murió posteriormente. El conductor intentó detener el vehículo dirigiéndose hacia la mediana para evitar más daños personales, tal y como se ha podido corroborar a través del testimonio de testigos y la revisión de las cámaras de seguridad de la zona donde tuvo lugar el siniestro.

Lo que todavía no está claro es si el automóvil estaba operando en modo de piloto automático. El conductor dio negativo en una prueba de alcoholemia, pero la policía francesa ha confirmado que se ha abierto una investigación por homicidio involuntario contra el conductor.

El video del accidente fue publicado por diversos medios de comunicación, y en él se ven los restos de un Tesla negro y varios escombros esparcidos por la calle. El lado izquierdo del vehículo está totalmente destrozado, la rueda delantera izquierda quedó despedazada, y el parabrisas frontal se hizo añicos.



Source link