La Asociación Provincial de Autotaxis y Autoturismos de Soria ha solicitado este viernes por escrito a la Junta de Castilla y León el inicio de los trámites necesarios para permitir a los profesionales de Soria la recogida de viajeros en la estación de AVE de Calatayud.

La Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres imposibilita que los taxistas con licencias en la provincia de Soria puedan recoger a pasajeros que llegan a la estación del tren de alta velocidad a Calatayud y quieren volver a Soria.
Pero este texto legal contempla excepciones, como la de un régimen específico, que los taxistas asociados han reclamado ahora a la Junta, según ha explicado este viernes en un comunicado.
El presidente de FOES, Santiago Aparicio, y Juan Carlos Granados, presidente de la sectorial, se han dirigido por escrito a Ignacio Santos Pérez, director general de Transportes de la Junta de Castilla y León, para expresarles «la preocupación» del sector al no poder atender «la gran demanda de este servicio, de interés general para los usuarios, y que no puede ser atendido exclusivamente por los taxistas de Calatayud».
FOES y la Asociación sectorial han considerado «necesario y urgente» que se adopten los mecanismos que establece el artículo 127.2 del Real Decreto 1211/1990, de 28 de septiembre, que permitirían prestar el servicio a los usuarios con destino la provincia de Soria.
Los firmantes apelan a la condición de territorio periférico de Soria en el ámbito de Castilla y León que precisa «regímenes especiales para poder desarrollar y atender correctamente los servicios que demandan los ciudadanos» y solicitan al director general «su ayuda y colaboración para lograr este régimen específico que creemos muy necesario y conveniente».
Junto a esta petición, FOES y la Asociación Provincial de Autotaxis y Autoturismos de Soria han pedido a la Junta que, de manera provisional, permita adquirir coches que no sean blancos para el transporte de viajeros «en los municipios dónde no sea obligatorio el aparato taxímetro y no haya ordenanza municipal que regule el color del vehículo».
La preocupación por la escasez de vehículos en el mercado, provocada por la falta de microchips, está dilatando entre 6 y 12 meses los tiempos de adquisición de un vehículo, tiempo que se incrementa si el color es blanco, ya que estos vehículos son los más demandados.
Según ha constatado la asociación sectorial, se están produciendo ya problemas para la renovación de la flota, «poniendo en peligro la continuidad de la propia actividad»./El Miron de Soria

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link