FOTO: ÓSCAR CAÑAS EUROPA PRESS

Piden al Gobierno un plan de emergencia. El incremento de precios afecta también a transportistas y usuarios de coches con motores gasificados

CARLOS DE MIGUEL

El incremento del precio de gas de automoción, que ha subido más de un 300%, ha puesto contra las cuerdas al sector del taxi en España, que funciona mayoritariamente con este combustible. El alza de precios afecta igualmente a transportistas y usuarios particulares de estas motorizaciones, en total unos 32.000 vehículos. Por ello, han pedido al Gobierno un plan de emergencia para paliar la situación de ruina de estos profesionales autónomos.

Todos los sectores afectados han remitido una carta conjunta a la ministra de Transportes en la que le demandan una serie de medidas de choque para la supervivencia de los autónomos y las empresas afectadas, ya que sospechan que los precios seguirán al alza en las próximas semanas. Se calcula que en este momento circulan por las carreteras españolas más de 32.000 vehículos propulsados por gas natural, de los que más de 10.000 son camiones de transporte pesado que representan más del 4% de la flota española de transportes de más de 16 toneladas.

La carta al Gobierno ha sido remitida el lunes 31 de enero por una serie de asociaciones profesionales del transporte de personas y mercancías, como Fenadismer, Anave, Antaxi, Astic, Atuc, Confebus, Fenadismer,Fpt, Gasnam y Uno. En la misiva se pone de relieve que durante los últimos años los autónomos y empresas de transporte que han apostado por la descarbonización “han acudido a la única alternativa madura y disponible que les permitía reducir su impacto ambiental, el gas natural. Gracias a ello, el sector lleva años logrando significativos ahorros en emisiones a la vez que se ha preparado para el uso del biometano, que representa el siguiente paso en el camino hacia la neutralidad climática”.

Argumentan los afectados que, tras la pandemia, la estabilidad de precios que tradicionalmente tenía este carburante se ha visto alterada “asistiendo a una crisis energética sin precedentes que se ha traducido en un incremento del 365% del coste en el año 2021″ lo que pone en riesgo “la supervivencia inmediata de empresas de transporte de mercancías y viajeros por carretera, taxis y navieros, que para contribuir a los objetivos climáticos han asumido importantes inversiones aun no amortizadas”.

Ante esta crítica situación, las asociaciones firmantes de la carta consideran imprescindible el apoyo de las Administraciones Públicas “con acciones inmediatas para impedir la quiebra económica de las empresas de transporte y con decisiones de carácter estratégico para desarrollar el mercado de los gases renovables que representan el siguiente paso en el camino de la sostenibilidad”.

Estas medidas se concretan en varios puntos tales como establecer una subvención directa o ayuda fiscal para las empresas de transporte afectadas; habilitar fórmulas que permitan reequilibrar los contratos de servicio público, y asegurar la actualización de costes certificados por organismos oficiales; considerar esta situación en los pliegos de condiciones que regulen las convocatorias de licitación de contratos de gestión de los servicios públicos de transporte; extender al gas natural el acuerdo sobre la obligatoriedad de la revisión del precio del transporte por la variación del precio del gasóleo y habilitar un programa de ayudas a la compra de vehículos a gas natural, etc…/LA RAZÓN

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link