La asociaciones de taxistas Elite Taxi Barcelona y Taxi Project han convocado una marcha lenta para el próximo martes 10 de febrero, a partir de las 9:30 de la mañana, en la ciudad de Barcelona para protestar contra Uber, después de que la Autoritat Catalana de la Competencia (ACCO) haya comenzado un procedimiento para sancionar a las dos asociaciones de taxistas por unos importes que señalan como «extremadamente elevados», a raíz de una denuncia del gigante de Silicon Valley por según explican desde Élite y Taxi Project, «expresar honestamente el peligro que supone que Uber penetre en nuestro sector» refiriéndose así a las acusaciones de Uber contra los taxistas por «boicot» a raíz de varias declaraciones sobre Uber, sobre todo por parte del coordinador de las dos organizaciones, Tito Álvarez en diferentes medios y redes sociales.

Carlos Rodríguez Expósito

«El último movimiento de Uber en Barcelona es colapsar a denuncias la Autoritat Catalana de la Competencia (ACCO) para forzar a abrir un expediente sancionador a Élite Barcelona y Taxi Project, que se han limitado a expresar una opinión compartida por muchos y que en muchos países ha demostrado ser una realidad: que Uber representa un peligro real para la competencia y tiene voluntad de monopolizar los sectores en los que opera» aclaran.

Del mismo modo, los taxistas han denunciado que con esta maniobra, Uber 

«pretende amordazar» al taxi del AMB «en un intento desesperado de penetrar en el sector y desvirtuarlo como ya ha conseguido en otras ciudades Europeas blanqueando a las VTC’s como si fueran taxis y creando una demanda artificial que acaba desembocando en abusos a los consumidores».

También indican que, después de haber sometido los aspectos más importantes de esta situación a votación entre los socios de las dos asociaciones, el 92% está a favor «de una respuesta a la altura de los ataques que estamos sufriendo por parte de la multinacional».

No obstante, desde Élite y Taxi Project se han referido a la censura y a libertad de expresión para calificar esta denuncia por parte de la empresa norteamericana, a la que recuerdan que es la tercera vez que intentan «sin éxito» operar en Barcelona: «El poder expresar honestamente el peligro que supone que Uber penetre en nuestro sector es un mecanismo dentro de la libertad de expresión que tenemos los pobres para defendernos del poder de las grandes corporaciones como Uber y que pongan tantos recursos para censurar nuestras opiniones es el vivo reflejo de su tercer fracaso en Barcelona» y avisan sobre que las posibles sanciones «son de unos importes que ponen los pelos de punta» ya que según exponen, podrían llegar a los dos millones de euros.

Una cantidad que han querido reseñar, «puede llevar a la más absoluta de las ruinas a los responsables legales de las dos asociaciones demandadas y en especial nuestro coordinador Tito Álvarez, el objetivo número 1 de Uber sin ninguna duda» ya que según avisan, Uber ha requerido responsabilidades a los directivos de ambas organizaciones, formada es su gran parte por taxistas.

Para finalizar, los taxistas han hecho un llamamiento a todo el sector, (asociaciones, empresas de intermediación, empresarios, autónomos, asalariados) y a cualquier colectivo «que se sienta acosado por cualquier poder financiero» a que se una la esta marcha y de igual manera avisan que «será histórica por el centro de Barcelona y que ira a la máxima institución de Catalunya a denunciar que estamos siendo sometidos a una presión que se hace insoportable y esto no se puede permitir en un país donde tiene que primar la libertad de expresión por encima de todo».

El recorrido de la marcha saldrá las 10 de la mañana desde Plaza España y transcurrirá hasta el mismo Parlament, donde los manifestantes solicitarán ser recibidos por todos los grupos parlamentarios para posteriormente hacer una declaración pública./ El Común

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link