Sabíamos que esto iba a suceder porque ya lo habían intentado antes. Por eso, las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso en un acto promocional de la multinacional estadonidense Uber, pese a ser duras para todo el colectivo del taxi de la capital, no nos han pillado de sorpresa.

No nos pillan por sorpresa porque hace unos meses ya ganamos en los juzgados la primera bola de partido al ex consejero de transportes de Ciudadanos y del PP, Ángel Garrido, cuando intentó modificar el reglamento autonómico del taxi de la Comunidad de Madrid (también por la puerta de atrás como está haciendo Ayuso), para ajustarlo al modelo de negocio de empresas como Uber o Cabify, como castigo por la huelga de enero de 2019, algo que sería la muerte del taxista autónomo ( casi el 90% del sector).

Una huelga en la que miles de familias y de trabajadoras y trabajadores que viven del sector del taxi en la capital, sufrieron el dolor de estar 16 días aguantando penurias, desplantes, desprecios y ataques como las declaraciones de la misma presidenta, en ese entonces candidata, Díaz Ayuso, en las que acusaba a los taxistas que se manifestaban por sus derechos y por el futuro de su sector de “secuestrar la ciudad” y calificando las protestas como “chantajes”, animando al gobierno regional a no “ceder ni un paso”.

Por suerte esa vez el juez nos dio la razón, entendiendo que al tránsfuga le entraron las prisas y se saltó pasos del procedimiento para articular la modificación ¿Entendéis porqué sabíamos que iba a pasar otra vez tarde o temprano con Ayuso?. Como se puede ver, llevan mucho tiempo obstinados en acabar con el servicio público del taxi.

De esos barros estos lodos, ( aunque bueno, que esta señora, siendo miembro de un partido político en el que en pleno siglo XXI, hayan estado usando de manera tan habitual sobres o un martillo para formatear discos duros te diga que te tienes que modernizar, es para hacérselo mirar. Y por cierto, si alguno de vosotros o vosotras que me estáis leyendo sabéis quien es M. Rajoy, dejarlo en los comentarios, gracias.)

Y ahora la situación no es mucho mejor.

De hecho las declaraciones de la presidenta Ayuso esconden unas intenciones que van más allá del sector del taxi, de las VTC, ya que en una parte de su discurso habló de integrar a empresas como Uber en el transporte público. Es decir, de permitir que Uber penetre no sólo en el sector del taxi (cosa que como explicamos ya intentó Ángel Garrido y al no conseguirlo ahora también es otra de las obsesiones de Borja Carabante, Concejal de Transportes de Martínez Almeida y amigo del director general de Uber en España), sino que también siga operando ilegalmente con sus VTC en la Comunidad de Madrid. En resumen PP están utilizando dos administraciones para matar de dos tiros a un pájaro, en este caso al taxi de Madrid, beneficiando a Uber a Bolt y a Cabify, entre otras.

Y para que entiendan la gravedad de la situación, os explico un poco de dónde viene esto, porque por mucho que Isabel Díaz Ayuso pretenda reducirlo en los actos promocionales a la excusa de “restringir las VTC”, es mucho más complicado que eso, aparte de que es totalmente falso.

En el año 2015 el PSOE ante la gestión chapucera primero del mismo PSOE durante el gobierno de Zapatero y posteriormente durante el gobierno del PP de Rajoy, aprueba el Real Decreto Ley 13/2018 o más conocido como “Decreto Ábalos” que viene a paliar el problema de la pérdida de la proporcionalidad 1/30 (1 vtc por cada 30 taxis) ( Concepto establecido por el Parlamento Europeo primero en la Directiva 123/2006 y posteriormente en una sentencia del Tribunal Supremo de junio del 2018 en la que el Alto Tribunal del mismo modo avala con el argumento de mantener al taxi como servicio de interés general) estableciendo que para volver a ajustar ese equilibrio entre los dos segmentos, a partir del 1 de Octubre de este mismo 2022, se prohíben a las VTC realizar trayectos urbanos.13:09Una medida encaminada a ordenar la movilidad de nuestras ciudades e insuflar aire a su sostenibilidad así como a los demás transportes públicos y que por desgracia, no se pudo aplicar en el momento de su aprobación en el 2018 ya que, al suponer la retirada de miles de vehículos VTC de las ciudades, el gobierno decidió aplicar una moratoria de 4 años a estos vehículos para seguir operando a modo de indemnización suponemos que ante posibles reclamaciones.

Y ahora con esta nueva ley que pretende meter la presidenta Díaz Ayuso por la puerta de atrás, su intención es que todos estos vehículos a los que el gobierno ya ha indemnizado con el dinero de todas y todos durante los últimos cuatro años, sigan operando de manera ilegal en la Comunidad de Madrid, siguiendo con las chapuzas de los gobiernos anteriores, con el perjuicio que conlleva.

Y recalco ilegal porque lo es cuando vulnera lo establecido tanto en las normas europeas como estatales. Y Uber, Cabify entre otras, como se puede comprobar, lo llevan años haciendo.

Vamos, que básicamente la señora Ayuso está intentando que Uber se salte la ley y a la vez se lleve una indemnización de regalo por parte de todas y todos los españoles.

Cabe recordar también que desde la asociación a la que represento, entre otras denuncias, hemos presentado una importante demanda contra Uber por delito contra la Hacienda pública y por estafa documental, la cual ha sido admitida a trámite y por la que a día de hoy, está siendo investigada en la Fiscalía de Delitos Económicos de la Audiencia Nacional, gracias a entre otras pruebas, a una licitación de transporte sanitario a la misma Uber por parte de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Lo que son las cosas.

El organismo responsable de la sanidad pública en la CAM dando contratos de urgencia, aprovechando la Pandemia una empresa que según demostramos en nuestros informes, defrauda a Hacienda y tiene su sede en un Paraíso Fiscal. Sólo en el 2018 Uber dejó de pagar más de 5 millones en concepto de IVA, a lo que habría que sumar todos los años anteriores y posteriores que lleva operando en España.

Así funciona el PP de la Comunidad de Madrid, del Ayuntamiento y de todos y cada una de las administraciones en las que gobierna. Siempre se ha dicho que utilizan las instituciones para el interés de unos pocos,… Pues ahora ya es peor porque ya no son ni los que mandan. Ya no son los caciques que solían ser. Ahora son simplemente unos lacayos del poder que sólo gobiernan para facilitar los servicios de todas y todos a las empresas y a los fondos que manejan sus hilos después de haberlos desmantelado. El servilismo en su máxima expresión.

Neoliberales siervos del poder vestidos de conservadores el día que hay que mover banderas, mientras por detrás venden su patria por trozos.

Sabíamos que iban a ir a por nosotras y por nosotros, igual que con la sanidad, con la educación y con las pensiones, y por eso, nos van a tener enfrente.

Taxi Project se creó como herramienta para poder actuar en este tipo de situaciones y estamos preparados para ello Si no nos queda lo público, lo de todas y todos no nos queda nada. No podemos rendirnos./,LUHNOTICIAS:ES

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link