Los taxistas anuncian movilizaciones si el Gobierno no atiende sus demandas más inmediatas.

La subida del precio de los combustibles, de hasta un 40% en los últimos meses, pone en jaque a los autopatronos cuando empezaban a recuperarse de los efectos de la crisis

El sector del taxi en Vigo había vuelto, por primera vez desde marzo de 2020, al régimen de descansos que establece la ordenanza municipal (un día de descanso por cada cinco trabajados) debido a la alta afluencia de gente que atrajo la Navidad y empezaba a ver la luz tras haber sufrido como pocos los efectos de la pandemia. Este mes de enero subieron la tarifa por causa de la subida que el precio del combustible había experimentado en 2021, pero el frenético aumento del mismo durante estas últimas semanas –hasta un 40% según cálculos de la patronal a nivel nacional–, llegando a los 2 euros el litro de gasolina, ha puesto en jaque al sector.

“La situación es grave”, señala el presidente de la Asociación de Autopatronos del Taxi de Vigo, Emilio Mosquera. “En Galicia el año pasado la subida de los carburantes fue de un 25% y por eso decidimos subir la tarifa. En los últimos meses ha llegado al 40%”, apunta. Por el momento, desde la asociación viguesa se encuentran a la expectativa tras el reciente comunicado de la Asociación Nacional del Taxi (Antaxi) exigiendo una reunión de urgencia con la ministra de Transportes Raquel Sánchez para abordar “ayudas urgentes del Gobierno ante la subida descontrolada del precio de los combustibles”.

Mosquera se muestra “optimista” ante lo que pueda salir de dicha reunión si el Gobierno responde a la petición de la patronal del taxi, pero añade que “si no se llega a un acuerdo, habrá que movilizarse”. Antaxi aclara en el comunicado anteriormente mencionado que por el momento, pese a los rumores, no hay ninguna movilización ni paro controlado, pero no las descartan en caso de que el Gobierno no dé una respuesta en los próximos días.

A pie de calle, las percepciones son las mismas. David repostó con su taxi el pasado jueves y no se lo podía creer cuando vio la factura: “Llenar el depósito es una ruina, por menos de treinta litros me cobraron más de cincuenta euros». 

“Así no podemos seguir”, explica Manuel mientras espera por una carrera en una de las paradas de taxi de la ciudad. “Hemos duplicado los gastos y eso ha repercutido en que nuestros beneficios son un 30% menos”. Añade que “la subida de la tarifa fue simbólica, lo que habría que hacer es que el taxímetro empiece a contar un poco antes para reflejar la subida de precios del gasoil”.

Paso atrás en el régimen de descansos por falta de demanda

Durante el período navideño, el taxi vigués volvió al régimen de descansos que marca la ordenanza municipal (cinco días de trabajo y uno libre), pero una vez pasada esta época de alta afluencia de personas, se vieron obligados a volver al que tenían antes del mes de noviembre: dos días de descanso por cada cuatro trabajados. Esto se debe a que la demanda existente todavía no es suficiente como para tener tantos taxis activos a la vez.

David comenta que, con la situación actual, de los cuatro días que están en la calle, “uno de ellos es para cubrir gastos. Y de los otros tres, depende de la carga de trabajo que tengas, aguantas o no». Es por eso que insta al Gobierno a que reduzca el gravamen al combustible: “Entre el 50 y el 60% de lo que pagamos por la gasolina se va en impuestos y otros países ya están reduciendo su recaudación”.

Por su parte, Manuel apunta que trabajar cuatro días y descansar dos “está bien, así tenemos algo más de vida y mientras no hay mucha demanda, no estamos esperando en colas kilométricas”.

TAXISTAS VIGUESES OPINAN A PIE DE CALLE

David.
“LLENAR EL DEPÓSITO ES UNA RUINA. DE LOS CUATRO DÍAS QUE TRABAJAMOS A LA SEMANA, UNO LO DEDICAMOS COMPLETAMENTE A CUBRIR GASTOS”
Manuel.
“LO QUE DEBERÍA HACERSE PARA REFLEJAR UN POCO LA SUBIDA DE LA GASOLINA ES QUE EL TAXÍMETRO EMPIECE A CONTAR UN POCO ANTES»/ATLÁNTICO

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link