Desde Policía Local de Murcia han explicado que estas actuaciones, además de ilegales, suponen una competencia desleal para los conductores que sí cuentan con autorización para transportar viajeros por el término municipal, al fijar un precio menor por carrera.

Para evitar la presencia de este tipo de vehículos, conocidos también como ‘taxis piratas‘, el Grupo Especial de Seguridad Ciudadana de la Policía Local mantiene vigilancias diarias en las inmediaciones de tres ‘puntos calientes’ de Murcia.

En concreto, estos espacios son la estación de autobuses de San Andrés; el Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia, en la pedanía de Corvera, y la Oficina de Extranjería, en Cabezo Cortado.

Las sanciones para este tipo de prácticas vienen establecidas en la Ley 10/2014, del 27 de noviembre, reguladora del transporte público de personas en vehículos de turismo por medio de taxi de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

Esta norma recoge dos infracciones básicas: por un lado, la que comete el ‘captador‘ o persona que, en las inmediaciones del lugar, se dedica a conseguir clientes; y, por otro, la de la persona que ejerce la actividad del transporte de personas, esto es, el conductor.

Estos últimos no suelen estacionar en la puerta de los establecimientos, sino que lo hacen a unos centenares de metros para evitar ser vistos. La labor de vigilancia por parte de los agentes requiere de discreción, con lo que los efectivos no van uniformados.

La Opinión de Murcia 



Source link