La FPTM reprocha a Ayuso que ejerza de «mera comercial» de Uber, recordando que esta tributa en Holanda



«Que sepa el Gobierno que van a tener que rasgarse el bolsillo con indemnizaciones para nuestro colectivo. Desprestigiar a 25.000 familias que viven del taxi directamente en favor de 3 o 4 que acumulan los arrendamientos por conductor no va a salir gratis», ha sentenciado Julio Sanz, presidente de FPTM

El apoyo explícito brindado por Isabel Díaz Ayuso a las VTC ha encendido los ánimos del sector del taxi que acusa a la presidenta de la Comunidad de Madrid de «querer cambiar las reglas del juego por la puerta de atrás».

La chispa saltó el viernes cuando la dirigente popular participó en la presentación de Uber Green -el servicio de transporte de Uber 100% eléctrico- para destacar que la digitalización ha cambiado las reglas «de todo», incluida la movilidad, al tiempo que instó al sector del taxi a mejorar y a ser más competitivo y moderno.

Ayuso argumentó que «si hay servicio de VTC no es porque lo quiere la Comunidad de Madrid, sino porque son los ciudadanos los que reclaman estos servicios y los eligen libremente», por lo que garantizó que Ejecutivo lo respetará en contra de las decisiones adoptadas en otras comunidades, como Catalunya, que todo lo «prohíbe» y «empobrece».

La presidenta de la Comunidad, además, garantiza que su Ejecutivo no permitirá que unos sectores «fagociten a los otros», dejando a muchos profesionales de manera «indefensa» en la calle, por lo que refrenda su compromiso para que todos los modelos de movilidad «convivan, coexistan, y puedan ofrecer la mejor calidad de servicio a los madrileños».

«El taxi de Madrid es un gran servicio de los madrileños pero puede ser mucho más competitivo y moderno, pero no vamos a prohibir nada en Madrid, tampoco las VTC, no vamos a enviar a más gente al paro, ni negar a los ciudadanos su derecho de vivir en una región más moderna, avanzada e innovadora, ni su derecho a moverse como libremente quieran», ha concluido Ayuso.

Este gesto de Ayuso ha irritado a la gremial en general y al presidente de la Federación del Taxi de Madrid, Julio Sanz, en particular, quien ha reprochado a Ayuso haberse prestado a lo que entienden que ha sido un acto de «publicidad» actuando como una «mera comercial» de Uber. Empresa que, ha recordado, tributa en Holanda por lo que sus beneficios «no se quedan en la región».

«Con falsos datos de creación de empleo y eficiencia energética nos han querido vender unas nuevas normas de movilidad y decirle simplemente que actualmente el único servicio público de transporte de pasajeros en turismo de hasta 9 plazas es el taxi», ha cargado Sanz para, acto seguido, recordarle a Ayuso que el taxi lleva cumpliendo «más de 110 años las condiciones, regulación y tarifas» que establecen las administraciones. «Quieren cambiar las reglas del juego e introducir por la puerta de atrás esa figura de 8.000 taxis negros», ha denunciado.

Sanz promete dar la batalla: «Que sepa el Gobierno que van a tener que rasgarse el bolsillo con indemnizaciones para nuestro colectivo si lo hace así. Desprestigiar a 25.000 familias que viven del taxi directamente en favor de 3 o 4 que acumulan los arrendamientos por conductor no va a salir gratis», ha proseguido.

Horizontal

Varios taxistas se movilizaron contra la presentación de Uber Green en Madrid

A. Pérez Meca / EP

En defensa de Ayuso, quien este fin de semana ha participado en el Congreso Regional del PP en Castilla y León, se ha personado el consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, quien ha rechazado las palabras del presidente de la Federación del Taxi de Madrid a quien ha emplazado a «trabajar juntos» para impulsar a su sector. «Pero no podrá ser a costa de la existencia de las VTC», ha advertido Pérez, «porque ni sería legal, ni sería conveniente para el empleo, ni sería coherente con la política de libertad del Gobierno de Ayuso».

«Tendemos la mano para hablar del taxi, pero ni queremos ni podemos expulsar a las VTC de la región, queremos y podemos trabajar junto al taxi para apoyar sus demandas y necesidades», ha explicado.

La Vanguardia



Source link