La fiscalía francesa investiga a Uber por trabajo encubierto

La empresa Uber, cuya condición de conductores es cuestionada en varios países, está en la mira de la justicia francesa, que tiene abierta una investigación desde 2015 por «trabajo encubierto».

Esta investigación se está llevando a cabo por las condiciones laborales de los conductores de los VTC del gigante estadounidense, dijo la Fiscalía de París. Las investigaciones comenzaron en el año 2015, quedando estancadas hasta ser reactivadas en el 2020 tras un informe que el departamento de recaudación de la Seguridad Social, (Unión de recouvrement Cotisations des de Sécurité Sociale et de Asignaciones Familiares URSSAF) envió a la fiscalía, y a los gendarmes de la Oficina Central de Lucha contra el trabajo ilegal (OCLTI).

La investigación, que se encuentra en sus primeras etapas, abarca el período de 2015 a la actualidad. No se ha realizado ninguna búsqueda en esta etapa, pero se han enviado a la empresa solicitudes de documentos, incluidas listas de conductores que utilizan la aplicación Uber.

Los investigadores de la OCLTI siguen esperando las devoluciones y poder estudiarlas. Están previstas varias «decenas» de audiencias de conductores de Uber «para conocer su condición de empleo y contratación», añadió esta fuente.

Trabajadores asalariados

El estatus de trabajador autónomo, en el que las plataformas Uber, Cabify, Glovo o Deliveroo -por nombrar algunos- basan su modelo, está siendo cuestionado en un número creciente de países, empujando a los gigantes de la “economía colaborativa a ofrecer soluciones de compromiso con los trabajadores.

En Reino Unido, Uber anunció en marzo que otorgaría a sus más de 70.000 conductores un estatus híbrido de “trabajadores asalariados”, lo que les permitirá beneficiarse de un salario mínimo. Uber recurrió, pero el 6 de diciembre de este año, el Supremo ratificó la sentencia, sufriendo Uber un duro golpe. Esta medida fue anunciada un mes después de un fallo de la Corte Suprema británica, que había dictaminado que los conductores debían de ser considerados «trabajadores» y por tanto beneficiarse de los derechos sociales. Un tribunal holandés dictó una sentencia similar el 13 de septiembre, definiendo a los trabajadores como empleados.

En Francia, el Tribunal de Casación había validado en marzo de 2020 la reclasificación a contrato de trabajo del vínculo entre Uber y uno de sus antiguos conductores, una novedad en Francia.

Medidas propuestas por Bruselas

Si las decisiones tomadas han recalificado en su mayor parte a los trabajadores de las plataformas ancladas como empleados, otros, sin embargo, van en la dirección opuesta.

Para aclarar la situación, se espera que Bruselas proponga este jueves un arsenal de medidas para fortalecer los derechos de los trabajadores en las plataformas digitales, en particular estableciendo criterios para determinar si deben o no ser considerados empleados.

La investigación abierta sobre Uber podría conducir a un primer juicio penal en Francia, tanto para el gigante estadounidense como la plataforma de entrega de comidas Deliveroo. La empresa y tres de sus ex gerentes deberán responder en marzo de 2022 ante el Juzgado de lo Penal de París de “trabajo oculto”, sospechosos de haber tenido trabajando entre 2015 y 2017 a repartidores como autónomos que deberían haber sido empleados.

La fiscalía francesa investiga a Uber por trabajo encubierto



Source link