«El maltratador», aseguró el presidente de El Arca, «tiene que verse acosado por la sociedad, tiene que ver que no le admitimos por sus malos tratos». A este objetivo se añade el de que aquellas mujeres taxistas que trabajan en la capital ibicenca y que sufren este problema «se ven apoyadas por sus compañeros». «No puede haber maltratadores ni el sector del taxi ni en ningún otro», apuntó Povedano.

En países como Argentina esta condición es ya una realidad. Es más, los taxistas de ciudades como Rosario, antes de obtener la licencia, deben realizar cursos específicos de perspectiva de género. En Buenos Aires, ya se aprobó en 2020 la condición específica de que no se otorgarán licencias a condenados por delitos de violencia contra la mujer. Ya en España, son numerosos los ayuntamientos que ofrecen a estos profesionales cursos de formación relacionados con la violencia de género y en muchos municipios los taxistas deben prestar servicio gratuito a las víctimas cuando van a presentar una denuncia o han de acudir a juicio.

Fuentes de la Concejalía de Movilidad manifestaron conocer la petición de El Arca y explicaron que, en estos momentos, técnicos municipales estudian de qué manera legal puede implementarse esta condición. Las mismas fuentes recordaron que ya hay otros motivos por los que se deniegan las licencias como los antecedentes por delitos sexuales.



Source link