El directivo Federación Profesional del Taxi de Madrid, ha relatado el trayecto de la caravana de taxis con 135 refugiados de Ucrania: «Los mejores clientes de nuestra vida»

Siguen llegando refugiados a España. Una caravana de 35 taxis llega a Madrid con 135 refugiados procedentes de Ucrania. Llevaron a Varsovia más de 25 toneladas de ayuda y, tras recorrer más de 6.300 kilómetros, han llegado a la capital de España con todos ellos en sus vehículos.

José Miguel Funez, directivo Federación Profesional del Taxi de Madrid, ha estado en ‘La Lupa’ de TRECE y, desde su taxi, ha relatado cómo ha sido el viaje: “Ha sido una experiencia inolvidable. Creo que, para todos los compañeros, grandes compañeros, hay que darles su agradecimiento. Hay muchos compañeros que emocionalmente te apoyan en los momentos malos… 60 personas descargando 25 toneladas en hora y media, compañeros dando cariños a las familias y ganándose su cariño… destaco el corazón de mis compañeros que han estado en este viaje”.

El taxista madrileño cuenta cómo llegaban estas familias de refugiados: “La cara de felicidad cuando salen de esos zulos donde estaban en cartones y se montan en nuestros coches es palpable. Para nosotros hay emociones encontradas porque, por un lado, hemos tenido a los mejores clientes de taxi que han tenido en su vida, pero por otro es la pena de ver a las personas con la mirada perdida. Teníamos que ganarnos su confianza y hemos tenido comunicación con ellos a través de un traductor en el móvil, y sabemos quiénes son, lo que hacían y ha sido una relación muy estrecha”. José Miguel subraya que hasta algunos compañeros han tomado la decisión de acogerles personalmente: “El intercambio de teléfonos es la prueba de la amistad que hemos creado en tres días. Ellos se acostaron un día, se levantaban por la mañana y no tenían nada. Les daba vergüenza pedir comida. El dinero es lo material y eso se repara, esto se trata de salvar vidas humanas”.

José Miguel Funez sonríe al recordar a los niños refugiados con los que ha viajado y no descarta volver a repetir esta acción: “Doy gracias a todas las personas que nos han ayudado porque no era fácil este viaje. Solo los peajes han sido 9.000 euros… luego hay que echar combustible”.

Para finalizar, José Miguel mandaba un mensaje que, aunque pueda parecer simple, posee un valor incalculable: “Hay que entender que debemos valorar lo que tenemos porque cuando lo pierdes ya es tarde. Nos han enseñado a que los problemas son insignificantes y ellos han salido adelante. Nos preguntaban si podían trabajar y les hemos dicho que sí, porque les hemos arreglado todos los papeles. Ellos quieren trabajar para sacar a sus familias… hay bebes de meses… es un viaje de 5 días que no podría parar de relatar todas las experiencias que he vivido”.

El taxista madrileño se encontraba de camino a la parroquia de Mensajeros de la Paz para asegurarse que esos 135 refugiados encuentran su lugar en nuestro país:“Esto es trabajo de todos. Hay personas que han recogido los alimentos, hay caminos que lo han trasportado, hay gente que ha aportado económicamente para hacer este viaje… este viaje no es solo de los 64 taxistas, es un trabajo de todos”.



Source link