Una parada de taxi con varios vehículos esperando un viaje

Morrás advirtió de que puede haber sanciones por parte del Consell y del Ayuntamiento

José Ramón Ponce | Ibiza | 

Las asociaciones de taxistas de Ibiza continúan sus discrepancias a cuenta de los descansos semanales con el Ayuntamiento de Eivissa y, especialmente, con la concejalía de Movilidad, al mando de la cual está Aitor Morrás.

Así, el presidente de Élite Corsaris, Serafín Costa, aseguró que, si no se cambia el calendario para que las personas puedan seguir librando y el coche funcionando, se plantearán irse a trabajar a otro municipio. «Nadie me lo puede impedir», añadió Costa, quien recordó que sus abogados están estudiando la posibilidad de acudir a la Justicia para reclamar contra la decisión tomada por el Ayuntamiento si los taxistas no acuerdan un método para controlar las horas de conducción de cada chófer.

Sin embargo, Morrás alegó que la licencia pertenece al municipio y que, por lo tanto, no se pueden llevar el taxi a otro lugar de la isla. En este sentido, el concejal de Vila recordó que no existe el área de prestación conjunta, sino, tan sólo, la orden de carga y descarga del Consell d’Eivissa. En este sentido, Morrás explicó que puede suceder que, si deciden no trabajar en Ibiza, los taxistas de otros municipios sean quienes lo hagan en Vila.

Sancionados
El edil recordó que, si los taxistas actúan de esa forma unilateralmente, se arriesgan a ser sancionados por el Consell, que es el encargado de controlar que los taxis que, por descanso, no puedan prestar servicio en Ibiza no lo hagan en otras localidades. Además, Morrás advirtió de que el Ayuntamiento tomará «sus propias decisiones» si un taxi que tendría que estar parado es visto prestando servicio en otro lugar, ya que, repitió, la licencia es municipal.

Por su parte, Joan Marí, en calidad de representante de los taxistas de Ibiza que forman parte de la Federación Balear de Transportes integrado en la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), criticó a Morrás por la indefinición en lo que se refiere a las horas del sector. «¿Qué considera una jornada de trabajo para los autónomos y los asalariados? Tiene que decir públicamente cuántas horas pueden trabajar», expresó Marí. Tal como razonó, si por cada cuatro horas de trabajo hay que descansar 40 minutos, «¿significa eso que se puede trabajar 12 horas si se cumple esa premisa? ¿O se podría descansar un día a la semana y el resto de ellos, trabajar las horas que se consideraran oportunas?», preguntó Marí.

En su opinión, la solución está en colocar obligatoriamente una tarjeta identificativa en el salpicadero del coche, a la vista del cliente, que el titular, merced a una ordenanza local, retiraría al asalariado para garantizar que libra un día a la semana en verano./Peródico de Ibiza

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link