Así quedó el vehículo tras el incendio – ABCSEVILLAEl taxista del Maserati, a juicio por intento de estafa en 2023

La sobrecarga de trabajo que presentan los juzgados de lo Penal obliga a fijar el juicio con tanta antelación

El taxista que se hizo famoso por poner en servicio un Maserati, que acabó calcinado en una calle de Sevilla Este, se sentará en el banquillo de los acusados el año que viene. La Fiscalía le pide a Jesús Lobo cuatro meses de prisión y una multa de 3.600 euros por simulación de delito y tentativa de estafa. Un informe de la compañía aseguradora del vehículo, firmado por un detective privado, sostiene que el incendio fue intencionado.

A pesar de que el taxista se enfrenta a una pena menor y que la instrucción del caso se cerró el año pasado, la sobrecarga de trabajo que presentan los juzgados de lo Penal han provocado que se señale esta vista oral con más de un año de antelación.

El acusado ha sostenido a lo largo del procedimiento que no provocó el fuego y que se encontraba fuera de Sevilla cuando le avisaron que su vehículo había salido ardiendo en la vía pública.

El Ministerio Público afirma en su escrito de acusación, presentado hace más de un año, que Jesús Lobo quiso deshacerse del vehículo después de encadenar una serie de averías que le suponían un sobrecoste muy elevado en el mantenimiento. El vehículo se incendió cuando estaba aparcado en la calle Tigris. El siniestro se produjo a las cinco de la tarde del 11 de agosto de 2020, a plena luz del día.

La Fiscalía detalla que el Maserati lo llevó hasta allí una grúa que contrató el taxista a pesar de contar con una póliza de seguro que le incluía esa prestación. Unas cámaras grabaron el coche por la avenida de Kansas City. El vehículo fue trasladado tapado con una loneta y tres días después, ardió. Para el fiscal, el acusado no quería alertar a la compañía de seguro a la que informaría después del siniestro.

El perito contratado por la compañía analizó el incendio y describió en su informe que las llamas se iniciaron en el motor, en una zona donde no hay posibilidad de que se produzca una combustión fortuita. También subrayó que la hora a la que salió ardiendo el vehículo es incompatible con la acción de un pirómano o un gamberro, que suelen actuar de madrugada para evitar ser sorprendidos.

En diciembre de 2020 tras haber sido detenido y puesto en libertad con cargos, Jesús Lobo declaró ante la juez del Instrucción nº 13 de Sevilla. El taxista explicó que había acercado el coche a una calle próxima a la casa de su primo porque tenía programado salir de viaje con él. También admitió que había tapado el coche porque se trataba de un vehículo conocido en la ciudad. Según su versión, el Maserati presentaba una avería en el motor. La casa oficial le pedía 25.000 euros por la reparación y buscó una alternativa más barata, que le costó unos 11.400 euros. Pero a los pocos días de salir del taller, el coche volvió a darle problemas y decidió llevarlo a la calle Tigris, donde acabaría siendo pasto de las llamas.

Se trataba de un Maserati modelo Ghibli, equipado con un motor diésel V6, que adquirió de segunda mano por unos 50.000 euros./ABC

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link