El concejal socialista Jorge Quero ha pedido al Ayuntamiento de Málaga y a la Junta de Andalucía «mayor apoyo» al sector del taxi adaptado en la ciudad «ya que en estos momentos no tiene ningún tipo de impulso por parte de estas instituciones tanto en normativa como en ayudas económicas».

«Tras una reunión mantenida con miembros de la asociación malagueña de autónomos del taxi accesible (Amata) mostramos todo nuestro apoyo al sector del taxi adaptado y damos una llamada de atención tanto a la Junta de Andalucía como al Ayuntamiento de Málaga para que escuchen las necesidades de este sector que presta un servicio esencial a la ciudadanía«, ha señalado.

Así, ha incidido en un comunicado en que «una de las necesidades que presenta el sector del taxi adaptado en Málaga es que se regulen dentro de la ordenanza municipal los derechos y obligaciones de este tipo de vehículos, ya que a día de hoy y desde hace 20 años no existe dicha regulación».

«El sector exige establecer un marco jurídico claro para la puesta en servicio del servicio del taxi adaptado. La ordenanza municipal vigente hay que reformarla para que el uso y funciones del taxi adaptado se recoja dentro de la ordenanza municipal de movilidad», ha agregado.

En la actualidad, ha señalado, «hay 79 taxis adaptados en la ciudad de Málaga, pocos según la asociación Amata para garantizar un servicio cada vez más demandado. Tenemos que destacar que este medio de transporte presta un servicio esencial a la ciudadanía y a la sociedad porque hace las funciones como transporte sanitario no medicalizado y traslada a personas con movilidad reducida a sus tratamientos a los diferentes centros de salud».

Por ello, ha incidido, la ciudad «precisa de nuevas autorizaciones para este tipo de vehículos y garantizar el desplazamiento de estas personas con problemas de movilidad. Además, en la actualidad no hay una formación o capacitación para los conductores de estos vehículos que realizan este tipo de servicio».

«Pedimos una formación continua de los conductores para que puedan realizar su servicio de la manera más correcta, y que esta formación esté reconocida por el propio Ayuntamiento de Málaga», ha explicado Quero.

Por su parte, el presidente de Amata, Antonio de los Ríos, ha pedido tanto al Ayuntamiento como a la Junta que «se creen ayudas directas al sector para realizar los cambios necesarios en los vehículos y adaptar los coches a las necesidades de los clientes, para que puedan ofertar este servicio de forma accesible a todos los pasajeros».

«En la actualidad, este gasto lo están soportando los mismos taxistas, llegando hasta los 10.000 euros de media. Estas adaptaciones deberían ir recogidas en la nueva ordenanza en forma y modo conforme a la norma UNE para los vehículos de transporte de personas con movilidad reducida con capacidad igual o menor a nueve plazas, incluido el conductor», ha apostillado.

En este punto, ha lamentado que la ciudad «carece de suficientes puntos donde las personas con movilidad reducida pueden acceder a este servicio. Por eso, pedimos establecer un recorrido más amplio con diferentes puntos estratégicos en la ciudad para la subida y bajada de personas con movilidad reducida».

«Paradas adecuadas en diferentes puntos de interés de nuestra ciudad, que estén señalizados tanto horizontal como verticalmente. Estas nuevas ubicaciones pueden ser consensuadas con el sector del taxi adaptado», ha agregado.

La Opinión de Málaga



Source link