El Gobierno de Ceuta toma como referencia a Madrid para regular el sector del taxi



La Consejería quiere regular la uniformidad de los conductores e “introducir elementos y criterios de calidad” a la hora de conceder y renovar el carné profesional

La Consejería de Medio Ambiente y Servicios Urbanos de Ceuta se ha fijado en la Ordenanza Reguladora del Taxi de Madrid, que el pasado verano actualizó el texto vigente desde 2012, como el modelo a seguir para hacer lo propio con la normativa local, trámite administrativo que ya ha superado el paso de consulta pública y con el que se pretende “actualizarla a través de la redacción de un nuevo texto que ofrezca herramientas para la modernización y mejora de la calidad de este servicio esencial”.

La nueva Ordenanza Reguladora del Servicio de Transporte Urbano de Viajeros en Automóviles tendrá que “garantizar los derechos de los usuarios a la accesibilidad universal del servicio de taxi”.

También se pretende “actualizar los requisitos de obtención, revisión y renovación del carnet de servicio público municipal para conducir taxis” al objeto de “introducir elementos y criterios de calidad”. Ahora, con la Ordenanza vigente desde 2006, los carnés se revisan cada cinco años y se renuevan sin necesidad de examen a todos aquellos que justifican haber desempeñado su profesión de una manera continuada durante el plazo de un año sin “antecedentes relativos a faltas y sanciones o incorrecciones en el trato con el viajero”.

“Establecer la uniformidad de las personas que conducen los taxis como instrumento para potenciar la calidad del servicio y ofrecer una imagen corporativa específica” es otro de los propósitos del Ejecutivo local, ya que actualmente únicamente se pide “limpieza y corrección” en el atuendo con un veto expreso a “la ropa deportiva y el pantalón corto”.

El Gobierno local, que también ha revisado otras Ordenanzas como la de Sevilla, que desea además “introducir las modificaciones que posibiliten avances de innovación y de gestión en materias como la actualización de las tarjetas de identificación del conductor, las revisiones de las licencias de taxi y los procedimientos de sustitución de vehículos, entre otras”, para “incrementar la utilidad social y el valor añadido en interés de las personas usuarias” de ese tipo de vehículos.

“Código de vestimenta” en la capital

La Ordenanza de Madrid en la que se ha fijado el Gobierno de la Ciudad y que se prevé importar “adaptada lógicamente a la situación específica de Ceuta” impone a los taxistas de la capital un “código de vestimenta” que prescribe usar “camisa o polo lisos, sin estampado”; “pantalón largo o falda, ambos de vestir y oscuros; “jersey, chaleco o chaqueta oscuros, si fuera necesario”; y “zapatos cerrados oscuros”. Actualmente la Ordenanza caballa vigente desde 2006 únicamente requiere que los conductores vayan “limpios” y no vestidos con pantalones cortos ni chándal o prendas propias de practicar deporte.

Licencia por puntos y tarifa cerrada, últimas novedades

La última actualización de la Ordenanza del Taxi de Madrid ha introducido como requisito obligatorio para acceder a la licencia de conductor no haber sido condenado por delitos de naturaleza sexual, pero no el título de Secundaria.

Durante el trámite de consulta pública abierto en la ciudad para la actualización de la Ordenanza presentaron propuestas tanto la Asociación Profesional Autotaxi como Taxi Adaptado y Comisiones Obreras. También existe una cuarta de José Reyes que modifica las alegaciones que presentó en 2019, cuando la competencia recaía en Gobernación.

El trámite de consulta pública se cerró en Ceuta con cuatro aportaciones

En la capital se han aprobado una licencia por puntos para acabar con la reincidencia de malas prácticas de algunos taxistas. A partir de ahora, cada uno dispone de un saldo de ocho que va perdiendo por la comisión de sanciones graves o muy graves.

Entre otras novedades, también se ha establecido “un régimen de descanso obligatorio” y otro relativo a “la prestación máxima y mínima diaria del servicio”; el establecimiento de tarifas fijas en los servicios que tengan origen y destino en puntos específicos como el aeropuerto; la regulación tarifaria de la contratación del servicio vía telefónica o por otros medios telemáticos, que ofrece seguridad en el precio final del servicio, al establecer una tarifa máxima.

El Faro de Ceuta



Source link