El pasado sábado hubo un gran accidente de tráfico en París. Un taxi fuera de servicio se encontraba detenido en un semáforo en rojo cerca de las 21:00. Se trataba de un Tesla Model 3 de la compañía parisina G7, en ese momento fuera de servicio, en el que iban familiares del taxista para ir a un restaurante. De repente, el coche aceleró brutalmente y atropelló a un ciclista.

Javier Costas Franco

El pasado sábado hubo un gran accidente de tráfico en París. Un taxi fuera de servicio se encontraba detenido en un semáforo en rojo cerca de las 21:00. Se trataba de un Tesla Model 3 de la compañía parisina G7, en ese momento fuera de servicio, en el que iban familiares del taxista para ir a un restaurante. De repente, el coche aceleró brutalmente y atropelló a un ciclista.

El Tesla recorrió varios metros de calle, llevándose por delante bolardos, bicicletas aparcadas y un contenedor de reciclaje de vidrio, cuya «metralla» provocó heridos y mucho desconcierto. Su carrera sin control fue detenida finalmente por una furgoneta que embistió al Model 3 por el lateral izquierdo. De momento van 20 heridos, tres de ellos en estado crítico; el ciclista falleció a consecuencia de sus lesiones. El conductor dio negativo en el test de alcoholemia.

Como medida de prevención, la compañía G7 suspendió del servicio a sus 37 unidades de Model 3, a la espera de los resultados de la investigación. Los técnicos de Tesla han descartado un fallo técnico, que en el argot se llama aceleración incontrolada, y ya se lo han trasladadado a las autoridades francesas.

Jean-Baptiste Djebbari, ministro de Transportes de Francia, se explicó al respecto en el matinal Apolline Matin de RMC. Dijo no estar preocupado por el accidente del Tesla tras hablar con el CEO para Europa y el responsable de G7. La versión del conductor puede ser chocante -pues se autoexculpa-, pero no hay evidencias de un fallo técnico. Indiciariamente parece un error de aplicación de pedal, es decir, que pisó el acelerador en vez del freno, y pasó lo que tenía que pasar, que el coche aceleró.

La violencia de la colisión sugiere que el coche alcanzó una velocidad elevada en poco tiempo, algo fácil de explicar por la potencia de este modelo

Este fenómeno es más frecuente en Estados Unidos, donde la aceleración incontrolada es un tema de polémica recurrente. ¿Fallo de diseño de los coches, o el problema fue el conductor? Hubo fuertes polémicas con el Audi 5000, que le causó a Audi un enorme problema de reputación, siendo el aparente problema que los pedales eran un poco pequeños para el tallaje americano y hubo varios errores humanos.

También hubo una gran polémica con Toyota a cuenta del caso «Pedalgate» hace 10 años, durante un tiempo había un cierto temor a que los Lexus y los Toyota saliesen disparados y fuesen imposibles de detener. Hubo muertos. No se consiguió demostrar un fallo técnico, Toyota prefirió pagar una multa bestial antes de desvelar el diseño de sus sistemas electrónicos, y se achacó todo a errores al aplicar el acelerador, o a que algunas alfombrillas podían atascar el pedal si estaban mal colocadas. Se solucionó con la multa y llamadas a revisión.

De vuelta al caso parisino, el Tesla Model 3 no es un coche con un historial de peligrosidad por aceleraciones incontroladas, y solo en Europa circulan más de 100.000 unidades. El ministro francés confía en que la Fiscalía ofrezca resultados preliminares en unos días y «se aporte claridad». El conductor del taxi está siendo investigado por homicidio imprudente./Foro Coches Electricos

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link