La recuperación de Eduardo ha sido un largo camino de pasos lentos que comenzó en marzo de 2020.

La recuperación de Eduardo ha sido un largo camino de pasos lentos que comenzó en marzo de 2020 cuando este taxista que ahora tiene 60 años se contagió de covid. El virus lo dejó atrapado en un coma del que despertó después de dos meses. Fue estando en la UCI cuando pidió un espejo para verse: «Me dijeron que más valía que no me lo trajeran». Había perdido treinta kilos y tenía problemas en los pulmones y en las piernas. Secuelas que todavía le persiguen aunque a finales de este mes podrá dejar el hospital Duran i Reyanls en el que aun continúa ingresado: «La vida cuesta mucho vivirla y es muy fácil perderla. Yo me siento como que he vuelto a tener una segunda oportunidad».

La jefa de enfermeras, Irene Pastor, reconoce que después de tanto tiempo se le va a echar de menos pero ahora empieza la recompensa por el esfuerzo que ha hecho para rehabilitarse y lograr convertir estos dos años de agonía que Eduardo remarca con sus dedos en una V de victoria./ABC

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link