Detenido por golpear a un taxista y su vehículo y más tarde intentar agredir también a los policías en Lugo



El arrestado y un acompañante se negaron a pagar la carrera y la emprendieron con el taxista, según la policía

La Policía Nacional de Lugo anunció la detención de un varón de mediana edad y con antecedentes penales por los supuestos delitos de atentado y daños, después de discutir con un taxista de la ciudad, al que llegó a agredir en plena marcha, lo que obligó al conductor a parar el coche y a llamar al 091.

Los hechos ocurrieron este martes por la tarde en el barrio de Paradai, a donde un taxista de la ciudad acudió para recoger a un cliente, que había solicitado el servicio mediante una llamada de teléfono.

Al llegar al lugar indicado, el taxista se encontró con un hombre en medio de la calle parando el tráfico, que resultó ser la persona que había pedido el servicio. Él y un acompañante se subieron al coche y, una vez dentro del taxi, le pidieron al conductor que los llevase a un barrio a las afueras de la ciudad, al tiempo que le enseñaban el dinero en metálico para pagar la carrera.

Sin embargo, cuando empezó la marcha, explica la Policía Nacional en un comunicado, «comenzaron los problemas». Uno de los ocupantes le dijo al taxista que no le iban a pagar y comenzó a insultarlo.

En un momento determinado, incluso llegó a golpear al conductor, por lo que este tomó la decisión de parar el vehículo y llamar al teléfono 091 de la Policía Nacional.

Uno de los ocupantes, que ya fue identificado, aprovechó para marcharse, pero el otro, que mantenía una actitud agresiva, continuó con las amenazas y los intentos de agresión. El taxista se alejó, para evitar problemas, pero entonces la emprendió a golpes con el coche.

Cuando llegaron las patrullas de la Policía Nacional, mantuvo la misma actitud. Los agentes comprobaron que el lateral del taxi está totalmente abollado a causa de los golpes propinados por el sospechoso.

Entonces, comenzó a amenazar a los policías y golpeó un vehículo estacionado y la valla que cerraba una finca. Cuando intentaron impedir que continuase con esa actitud, también agredió a los agentes.

Ante la imposibilidad del calmarlo, fue detenido y trasladado a dependencias policiales, donde pasó la noche en el calabozo, a la espera de pasar este miércoles a disposición judicial.

La Voz de Galicia



Source link