En los últimos dos años la cantidad de taxis y remises circulando en la ciudad Capital disminuyó un 25%. Exactamente, circulan 300 taxis y remises menos que antes de marzo del 2020

En el aeropuerto Almandos Almonacid, a las 13.30 hs en cualquier parada del centro de la ciudad, y ni hablar de noche o cuando llueve; conseguir un taxi en la ciudad Capital de La Rioja se volvió una odisea.

Esa realidad de los capitalinos no es casual, tiene una explicación en cifras y el dato impacta por sí mismo: después de la pandemia en la ciudad Capital de La Rioja circulan 300 taxis y remises menos que antes de marzo del 2020. Este problema tiene varias explicaciones.

Hasta febrero del 2020 existían 450 taxis con licencia para circular y 750 vehículos que funcionaban como remises en las mismas condiciones. Según los datos oficiales que manejan los centros que nuclean a ambos sectores, 300 de ellos dejaron de funcionar durante la pandemia.

Es decir, que en los últimos dos años la cantidad de vehículos del transporte público de pasajeros de taxis y remises disminuyó un 25%. En el mismo periodo de tiempo, la cantidad de habitantes de la principal ciudad de la Provincia siguió creciendo.

El dato se puede constatar con las situaciones que se vienen enfrentando en los últimos meses, en donde paradas del centro o el mismo aeropuerto son escenario de discusiones entre pasajeros sobre quién toma los pocos vehículos disponibles.

Desde el sector explican tres causas principales para este problema. El primero es que muchos choferes pertenecen a grupos de riesgo en relación a la pandemia y no quieren salir a exponerse al COVID19. Mientras que algunos trabajadores del volante cambiaron de rubro de trabajo durante el parate total de los primeros meses del 2020 y nunca volvieron a subirse a las unidades.

Y finalmente, el estado de las calles de la ciudad hace que la rotura de los vehículos sea una constante y eso provoque que la relación entre ingresos y egresos no haga rentable prestar el servicio. “Cada bache expone al auto a una rotura y ese repuesto no baja nunca de los cinco mil o siete mil pesos”, comentó un chofer a Rioja/12.

Un punto más a considerar es que este problema se profundiza por las noches, en donde la cantidad de vehículos que circulan son todavía mucho menos y conseguir una unidad se vuelve una odisea. Algo similar a lo que ocurre cuando llueve.

En declaraciones mediáticas, el titular de la empresa de la “Remisería Los Rojos”, Juan Carlos De Leonardi, afirmó que hay noches en las cuales solamente existen 10 unidades circulando en las calles de la ciudad. En ese sentido, se debe considerar que estamos hablando de una ciudad que según la última estimación del INDEC tenía 226 mil habitantes.

Otro elemento interesante es que por el momento no existe en el Concejo Deliberante un proyecto sobre el tema y no se conoce oficialmente la intención de avanzar en una ampliación de las licencias habilitadas.

Finalmente, un punto que no está claro en su impacto es la salida a la calle de la empresa estatal de colectivos Riojabus. La empresa está promediando unos 25 mil pasajeros diarios, cifra que se asemeja a los últimos valores que tuvo en su momento “San Francisco”, la anterior concesionaria del servicio.



Source link