Los taxis más emblematicos del mundo

Los taxistas denuncian que el número de robos y agresiones violentas sigue en aumento. Los autónomos del sector creen que la crisis que comenzó en la pandemia aumenta este tipo de ataques donde la única solución disuasoria son las cámaras de seguridad. 

ÁLVARO PÉREZ

Desgraciadamente, el número de ataques violentos y robos que sufren los taxistas sigue en aumento. Málaga, Valencia, Zaragoza, Barcelona o Tenerife son algunas de las ciudades donde estos autónomos han sufrido en el último mes alguna paliza e incluso apuñalamientos. Los representantes del sector aseguran que estas situaciones son cíclicas y que muchas veces están relacionadas con crisis como la derivada de la pandemia. La única solución disuasoria que barajan ante esta nueva ola de crímenes es la instalación de cámaras de video seguridad que protejan a estos trabajadores por cuenta propia.

El pasado 17 de febrero, un taxista de Santa Cruz de Tenerife fue apuñalado por un atracador. El conductor había recogido como cliente al agresor y cuando estaban llegando al lugar, le indicó que parase al lado de un cajero para sacar dinero y pagarle el trayecto. Según apuntó el diario La Provincia, una vez detenido el vehículo, el atracador se abalanzó sobre el taxista y, amenazándole con un objeto punzante en el cuello, le dijo que se bajase con su tarjeta y sacase todo su dinero. El taxista se negó y empezó un forcejeo con el atracador, que asestó a la víctima varios pinchazos. Como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió una herida punzante en el costado derecho y algunos cortes en las manos, uno de ellos de 2 centímetros de profundidad. Se llevó la recaudación de lo que llevaba trabajado, unos 200 euros.

«Pegaba a matar, como una fiera irracional», aseguró a la prensa local otro taxista agredido recientemente en Málaga. Historias similares que se repiten por todo el territorio español. Los taxistas de Valencia, Zaragoza y Barcelona también han denunciado algún tipo de robo con violencia. ¿A qué se debe esta ola de agresiones? “Es muy difícil determinar cuáles son las causas por las que un individuo ataca a un taxista”, expresó Miguel Ruano, Presidente de la Federación Andaluza del Taxi (FAAT). “Normalmente, tanto los robos como las agresiones van ligados a la incertidumbre y a las crisis económicas. Las agresiones a los taxistas son cíclicas y esperamos que las noticias no hayan hecho un efecto llamada en estos tiempos de crisis, guerra y pandemia”, añadió Ruano. “Mi larga experiencia como profesional me dice que hay tiempos valles – ligados a tiempos de bonanza económica – donde no suelen ocurrir incidentes. Sin embargo, en tiempos tan duros como esto hemos encontrado casos de clientes que estafan o cometen delitos más de 17 veces. Sin ir más lejos, en Córdoba, un individuo estafó 17 carreras a los taxistas de la ciudad. Creemos, salvando las distancias, que se tratan de personas que viven en la marginalidad y que en este contexto llegan demasiado lejos”, concluyó el taxista.

Los taxistas quieren poner videovigilancia en sus vehículos ante la nueva ola de robos y agresiones

Últimamente parece que no dejan de cesar las agresiones a compañeros”, aseguró Alberto Miñambres, presidente de la Asociación Gremial de Auto Taxi Madrid. Ante ello, distintas asociaciones de taxistas quieren instalar equipos de videovigilancia  en sus vehículos como medida disuasoria ante una situación de inseguridad que consideran cíclica. En especial, para un sector que ha sufrido 28 asesinatos en los últimos 50 años.

“Está bien que estos debates surjan. El problema es que sólo salen a la luz cuando ocurre una desgracia”, expresó Miñambres. “La legalidad existe para instalar cámaras en el interior del taxi. Siempre y cuando se cumpla con la normativa de protección de datos y se avise a los clientes de que se les está grabando”, aclaró. El autónomo valoró que muchos transportes públicos, como los autobuses o algunos trenes, ya disponen de videovigilancia, al igual que su competencia: los VTC. “Nadie deja de entrar en un establecimiento porque se le está grabando. Esto podría ayudar, como ya hemos comprobado en otros casos similares en los que ya se han instalado, a reducir la incidencia de robos y ataques como medida disuasoria”, concluyó. Asimismo, Miñambres pidió a la administración ayudas por parte de la Administración para que todo el sector pueda instalar esta cámaras y así proteger su actividad. 

Una de las profesiones donde se producen más asesinatos

“Desde Fermín Monasterio Pérez – asesinado por la banda terrorista ETA en 1969 – a Jesús Sánchez – de 47 años asesinado en Chiclana en 2013-, 28 taxistas han sido asesinados en los últimos 50 años”, lamentó Ruano.

El representante de los taxistas andaluces asegura desconocer otra profesión, fuera de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que haya sufrido tantos homicidios como los taxistas. “Conozco casos de periodistas o farmacéuticos que han sido asesinados en su trabajo, pero pocos colectivos han sufrido tanta brutalidad como el nuestro”, explicó el presidente de FAAT. Asimismo, el taxista reconoció que es casi imposible cuantificar el número de agresiones que ha recibido el colectivo. “Conocemos el caso de un compañero en Córdoba que fue brutalmente agredido con un puño americano”, sopesó Ruano. Por ello, Ruano invita a sus compañeros de profesión a realizar cursos de defensa personal  y recomienda a todos los taxistas que “merece más la pena perder 100 euros que perder la vida”./A.E

¡Coméntalo en Facebook!

comments





Source link